Acuario ascendente Leo

El conflicto estará dado por entre el fuerte sentimiento egocéntrico y la apertura indiscriminada propia de los Aguadores.
Con ascendente Leo, Acuario no encuentra su lugar. Se siente incapaz de armar un rompecabeza cuyas piezas parecen no encajar. Problemas circulatorios y v√°rices reflejan, por lo general, en el plano externo, esta lucha interior.
El halago y el reconocimiento le resultan imprescindibles. La exteriorización de sus afectos eliminará en forma radical desgastantes conflictos internos.

Signo Acuario