Aries con Virgo

La profundas diferencias entre Aries y Virgo pueden ser sorteadas si ambos aprenden a conceder.

En un principio, para el ardor de Aries, la cautela y la previsión de Virgo resultarán absolutamente incomprensibles.

Y para Virgo la impulsividad y el egoísmo de Aries constituirán un escollo difícil de salvar.

Pero si el Carnero renuncia a su afán de decidirlo todo y Virgo, refrena la severidad de sus críticas, el romance puede prosperar.

La aparente frialdad de Virgo no es más que el disfraz de su intensa pasión y esta pasión, celosamente oculta a la espera de quien sepa descubrirla, constituye para Aries un desafío inapreciable.

De todos modos, para estar juntos deber√°n aceptar que no siempre llegar√°n a comprender el mecanismo que impulsa las reacciones del otro.

Su amor deberá basarse en la aceptación de las diferencias.

Pero si aprenden a convivir con ellas, pueden protagonizar un amor perdurable.