Características de Aries

El signo de Aries, del 21 de marzo al 19 de abril, atravesado por el Sol, está bajo el dominio del planeta Marte. Signo de fuego, que abre el Zodíaco y representa la Tierra antes del génesis, o sea cuando reinaba umversalmente el fuego, el caos y las potencias desencadenadas. Marte es signo de fuerza, coordinador de potencias desbocadas y en Aries encuentra su domicilio. Fogosidad, dinamismo y rapidez son las características sobresalientes que impone el signo; voluntad y fuerza de decisión son los dones que se les otorga a los nacidos bajo su imperio por la influencia de Marte. Los nacidos en este signo son organizadores, coordinadores, nunca pierden el ánimo, tienen gran fortaleza de carácter, saben afrontar las adversidades con la sonrisa en los labios, mantener la cabeza alta incluso en los momentos difíciles y reconstruirse una existencia, con sacrificio, pero también con éxito, si algo no ha salido como esperaban. Impulsivo y autoritario, Aries pretende que todos sigan sus directrices, pero a la vez está dispuesto, por su parte, a sacrificarse heroicamente por sus seres queridos. Moderado cuando se trata de dar dinero, es sumamente generoso con lo que posee, comunicativo y amable, inclinado a perdonar las ofensas recibidas, aunque no las olvida, no por espíritu de venganza sino simplemente porque sabe que también de las experiencias negativas se puede sacar provecho y lección para el futuro.
Su esp√≠ritu tiende a la elevaci√≥n: es religioso, pero lleva la fe dentro de s√≠, es decir, se aleja de las formas exteriores, aunque su c√≥digo moral es siempre bastante m√°s r√≠gido que cuanto pueda serlo el de cualquier practicante, ya que nunca har√≠a da√Īo a nadie y sus esfuerzos van siempre encaminados a comportarse con rectitud y justicia. Esta norma la impone tambi√©n a cuantos lo rodean procurando que las personas de su familia se comporten siempre rectamente, pues de lo contrario Aries no les dejar√° en paz hasta que no haya impuesto su punto de vista y su voluntad. Aries es valiente; muchos famosos nacidos en Aries fueron pioneros, y esta vocaci√≥n vanguardista hace que los nacidos bajo el signo est√©n dispuestos al sacrificio, a viajar, a trasladarse, a iniciar actividades nuevas y dif√≠ciles, sin importarles que haya dificultades en su camino. Es lo bastante tenaz como para llegar a vencer all√≠ donde otros se rindieron. Como m√©dico es meticuloso, atento, escrupuloso, sigue al paciente, que se siente sometido a su voluntad y por tanto seguro y apoyado: ser√≠a deseable que todos tuvieran un m√©dico Aries, puesto que nunca se le ver√° desfallecer ni rendirse. Como soldado, l√≥gicamente, no puede ser m√°s que un h√©roe. Mantiene las l√≠neas hasta el √ļltimo momento, se niega a batirse en retirada, va hacia adelante para solucionar una dificultad, se presta voluntario, y tiene un gran valor f√≠sico adem√°s de moral. No ser√° nunca un buen diplom√°tico, porque rehuye todo cuanto no sea claro, y por consiguiente tambi√©n en pol√≠tica considera que su conducta debe ser recta; en el mundo de la diplomacia y en los pasillos de los pol√≠ticos se siente perdido. Su esp√≠ritu ind√≥mito y recto le hace imponer su pensamiento, aun a costa de crearse antipat√≠as; no le gusta estar sometido y por ello, antes o despu√©s, Aries llegar√° a alcanzar en la familia, en el trabajo, en cualquier actividad, una posici√≥n prominente. Cauto y cuidadoso administrador y ¬ęjefe¬Ľ econ√≥mico, Aries es capaz de gobernar a su familia o a la entidad a la que pertenece con el m√≠nimo gasto posible, invirtiendo con atenci√≥n y prudencia, y estudiando planos econ√≥micos que consigan el m√°ximo aprovechamiento y la m√°xima utilizaci√≥n del dinero. Su necesidad de continua acci√≥n lo transforma en un elemento siempre dispuesto y activo, y su deseo de batalla hace que sea un buen sindicalista, mesurado pero decidido. El tipo negativo se inclina a la volubilidad: inicia un trabajo, una profesi√≥n, y despu√©s, cuanto esta ya est√° bien encaminada, la abandona a medias, muy satisfecho por haber solucionado las dificultades que presentaba el problema, pero ya sin inter√©s por seguir su desarollo. Aries es, en efecto, una mina de ideas, que pone inmediatamente en pr√°ctica, que comienza a realizar, y que despu√©s f√°cilmente se cansa de ellas y las abandona; le ser√°n de gran ayuda los colaboradores que sepan llevar a cabo un trabajo de ordenaci√≥n, y que tomen las riendas de cuanto Aries ha iniciado y solucionado, prosiguiendo con su trabajo. Este signo siente tambi√©n una buena dosis de fanatismo, que le lleva a vivir en el presente, sin preocuparse por el porvenir. Su idea es: ¬ęsolucionemos los problemas de hoy; de nuevo ma√Īana, en cuanto se presenten, ya pensaremos en ellos¬Ľ. Por esta postura y por el tipo decidido de su car√°cter, Aries no sabe esperar; si lleva un asunto quiere verlo resuelto en seguida, si una cuesti√≥n est√° en suspenso sufre hasta que no se ha solucionado y sale victorioso en donde otros han fracasado. Gracias a su fuerza de voluntad y a su genialidad, alcanza el √©xito en todas cuantas empresas se necesita el poder de la fuerza f√≠sica y moral. Es un buen deportista, a√ļn m√°s, un campe√≥n en el deporte que ha decidido practicar. No tolera que se le maneje con astucia porque, siendo incapaz de cualquier acci√≥n diplom√°tica, sufre viendo que los dem√°s, con su marruller√≠a, lo han instru-mentalizado. Si advierte que ha sido tratado con trampas se transforma en una fiera y prefiere perderlo todo, incluso econ√≥micamente, con tal de salir de una situaci√≥n que no le gusta. Aries que es un gran trabajador, no duda en someterse a sacrificios para alcanzar sus fines: es uno de los signos m√°s tenaces, el trabajo se transforma inoluso en parte de s√≠ mismo. No sabr√≠a concebir la vida sin actividad; incluso cuando llegue a la edad del retiro buscar√° algo para hacer, y podr√° transformar sus aficiones en provechosas actividades creadoras. Apasionado por la m√ļsica, suele tocar alg√ļn instrumento. Con frecuencia recibe el encargo de dirigir espect√°culos. En esta profesi√≥n encontramos nacidos en Aries, c√©lebres en el mundo entero.
Por su gran fuerza magn√©tica sabe conquistar el favor del p√ļblico. Como hombre pol√≠tico es un orador lleno de fuerza, que arrastra a las masas y se convierte en l√≠der. Como actor se coloca en el lugar de los divos. Como m√ļsico lo encontramos con preferencia tocando instrumentos ¬ęfuertes¬Ľ, en los que puede expresar su vigor y su exuberancia. Si es industrial, ser√° un experto en metalurgia y, si es artista, habr√° en √©l un escultor fuerte e incisivo.
Su amor por la disciplina es grande y por tanto, si es militar lo encontraremos dirigiendo, mandando, siempre en puestos de gran relieve y notable responsabilidad.
En los tipos m√°s fuertes de Aries se destaca unos rasgos algo desp√≥ticos. Este despotismo tienden a ejercitarlo incluso en familia y as√≠, hacen respetar tradiciones a las cuales se sienten ligados y complacen su punto de vista, que, sin duda, consideran infalible. Como deportistas prefieren los deportes fuertes y violentos: boxeo, lucha, f√ļtbol, etc.
En ocasiones Aries ser√° v√≠ctima de crisis depresivas. Ello sucede cuando alguien intenta someterlo, modificar su vida y su punto de vista y tiene suficiente autoridad como para hacerlo. Odia las represiones, y se adapta a las mismas con dificultad; ni siquiera sabe fingir diplom√°ticamente a la espera de tiempos mejores. Pero su exuberancia se expresa de forma contundente en el campo del trabajo, pues Aries no se despide con buenos modales sino que se marcha dando un portazo. En el coche es un conductor audaz, pero temerario, tiene gran dominio del volante y seguridad en s√≠ mismo, por lo que no se preocupa en absoluto del cansancio, hambre o caprichos de sus acompa√Īantes.
Se inclina a considerar estos fenómenos como un deseo de obstaculizarlo o como debilidades y, por consiguiente, no cambia por nada del mundo su norma porque otros pretendan sentirse cansados. Piensa que basta con que los demás reaccionen un poco y lo tomen como ejemplo. Muestra cierta tendencia a detenerse y entablar una buena discusión con quien lo adelanta o le ha demostrado escaso respeto. Su capacidad de reflejos se pone también de manifiesto en este caso, difícilmente será posible encontrar un Aries poco preparado. De igual manera, asombra la caballerosidad y gentileza que muestra con los demás cuando se le piden las cosas con buenos modales, no con imposiciones, sino por favor. Entonces es tierno, cuidadoso, preocupado por hacerlo todo lo mejor posible, amabilísimo y lleno de comprensión, pero cuidado, pues, quienes intentan hacerle realizar algo mediante intrigas, ya que con mucha mayor sencillez es posible pedirle abiertamente, y obtener cuanto se desea.
Rehuye a quien le da consejos, porque considera que no son desinteresados, y, si es preciso hacerlo, se buscar√° un h√°bil juego diplom√°tico que le haga pensar que ha sido √©l el ocurrente. Poseedor de un fino esp√≠ritu, Aries se arrepiente pronto de sus golpes de ira y de sus palabras duras, pero dif√≠cilmente pedir√° perd√≥n, preferir√° sufrir con su actitud, y quien est√° a su lado deber√° hacerle comprender que no le guarda rencor. En cambio, se equivoca quien pretende hacer esperar a Aries, y quien conf√≠a en que √©l encuentre el momento para excusarse, puesto que al odiar la p√©rdida de tiempo, Aries olvidar√° inmediatamente que ha ofendido y acusar√° a los dem√°s de ser pasivos y hacerle esperar in√ļtilmente, incluso en el supuesto que sea √©l el ofensor y deba pedir disculpas. Ptolomeo en su Tetrabiblos dice que las caracter√≠sticas principales de este Signo son: audacia, desorganizaci√≥n, impaciencia, erotismo, gran actividad muscular y nerviosa, independencia y valent√≠a.
El optimismo es prerrogativa del tipo Aries, aunque difícilmente logra controlar y dirigir la agresividad que le es propia, puesta al servicio de su ambición, ya que para él sólo es importante iniciar bien las cosas que, no obstante, no lleva casi nunca a término.
Es extremista y no conoce la programaci√≥n de su futuro. No es rencoroso, aunque sus ataques de ira son violentos y a veces hieren a su adversario en lo m√°s hondo. Para la combatividad del Aries no existen obst√°culos y si los hay, estos no representap m√°s que un aliciente. Los obst√°culos que se le oponen son destruidos, m√°s que saltados o rodeados. La alegr√≠a y el dolor son para √©l sentimientos extremos, que sufre con exceso, aunque duren s√≥lo una ma√Īana. El elemento fuego, caracter√≠stico de Aries, y Marte, dios de la guerra, que tiene su casa en Aries, hacen de este signo uno de los m√°s vitales y din√°micos del zod√≠aco. Si se encuentra ante un acontecimiento imprevisto, su reacci√≥n es instintiva y puede pasar del p√°nico a la inmediata autodefensa. Este tipo tiene absolutamente necesidad de una fe por la que luchar y una meta a la que aspirar; si le falta un credo no puede llevar a cabo nada bueno. La inteligencia del tipo Aries es intuitiva e instintiva y no puede encontrarse bien con personas mediocres que lleven una vida mon√≥tona, gris y solitaria. De hecho, este tipo quiere rodearse de gente, aunque s√≥lo sea por acaparar el centro de la atenci√≥n.
Quiere ser siempre el protagonista, y lo logra por hallarse dotado de una simpat√≠a y espontaneidad √ļnicas. La vida afectiva de este tipo, especialmente en su juventud, se encuentra llena de aventuras sentimentales y er√≥ticas. Su amor, dada la extrema sensualidad que lo caracteriza, es de muy breve duraci√≥n por su tendencia a quemar todo de una vez. El tono de voz de este tipo es como un torrente impetuoso: transforma la alabanza en adulaci√≥n y e¬Ņ insulto en algo verdaderamente tremendo.
Aries, deseoso de ser el centro de la atenci√≥n, tiene en consecuencia necesidad de ser adorado por la mujer amada. Respecto a la elecci√≥n profesional, el Aries se enfrascar√° en su trabajo preocup√°ndose √ļnicamente de que satisfaga las exigencias f√≠sicas y ps√≠quicas de su organismo, colocando en un segundo plano sus ganancias econ√≥micas. Mientras su estado f√≠sico se lo permita, la vitalidad desarrollada en el trabajo ser√° sobrehumana, y si le acompa√Īa la perseverancia, tan rara en este tipo, nos encontramos frente a un hombre de primera categor√≠a y capaz en cualquier campo, tanto en el art√≠stico como en el econ√≥mico. Las enfermedades que caracterizan a este signo son las que afectan sobre todo a los ojos, los o√≠dos y los’dientes. Es el signo en el que antes cesa la actividad sexual, alcanzando en poco tiempo el climaterio masculino, que vendr√° acompa√Īado de s√≠ndromes depresivos que afectar√°n gravemente a todo el sistema nervioso, a veces de forma irreparable. Tambi√©n la arteriosclerosis lo alcanza antes de lo normalmente previsto. Llevado por su instinto de conquista, tanto en el campo laboral como en el afectivo, empezar√° y llevar√° a t√©rmino en breve tiempo √©xitos ef√≠meros, honor y gloria.
La simpat√≠a que emana de este tipo puede crearle muchos enemigos porque es tomada como soberbia. Junto con el Escorpi√≥n es el ni√Īo m√°s apasionante de educar por la vitalidad que lo caracteriza. La educaci√≥n de este ni√Īo debe consistir sobre todo en hacerle amar las cosas bellas y a racionalizar su inteligencia, demasiado dispersa. Los deportes en los que destacar√° ser√°n los destinados a descargar su energ√≠a nerviosa.