Sexualidad de Aries

La vitalidad y la energía son las características distintivas de Aries, por lo que cualquier actividad que las ponga de manifiesto constituirá un excitante perfecto, se trate de una danza, una clase de gimnasia o un partido de tenis.

Es particularmente sensible a todo acercamiento corporal, porque su sentido más desarrollado es el del tacto. El rostro es para él una zona erógena y, por eso, responde de inmediato a los besos suaves en los párpados, las caricias en las sienes y el calor del aliento.

Una vez que su deseo se ha despertado, su impulso sexual es incontenible y poco le importa lo que se√Īalen las convenciones sociales.

Como lo hace en todas las áreas de su vida, también en el terreno sexual obedece ciegamente a sus impulsos. Para Aries el mejor amante es, precisamente, aquel que le permite hacer realidad cada una de sus fantasías eróticas y que responde sin vacilaciones a sus deseos.

El humor es para √©l un componente esencial de la vida que no est√° ausente en el sexo. Por eso, no evitar√° situaciones risue√Īas tampoco en la cama y esta actitud infantil ser√° valorada positivamente por su amante.

Como lo hace habitualmente, también en el dormitorio tomará las riendas de la situación. Aceptará todo juego erótico que se le proponga, pero siempre buscará ir un poco más allá.

Su propio placer le importar√° m√°s que el de su compa√Īero sexual, pero su curiosidad har√° que no deje ning√ļn camino por explorar, por lo que siempre lograr√° satisfacerlo.

La intensidad de la pasi√≥n puede constituir un est√≠mulo para su compa√Īero, pero a veces, su actitud desenfadada y excesivamente segura puede ser tomada como un avasallamiento.