El sol

Es el astro de mayor influencia sobre los nacidos bajo el signo de Leo, cuando se encuentra en su apogeo en Aries y se pone en Libra. La representación simbólica de este planeta es una circunferencia en cuyo centro se inscribe en un círculo.

Este centro representa el principio de un devenir impetuoso y violento, que tiene su manifestación en el círculo. En los primeros tiempos, el Sol era adorado como fuente de energía, calor y salud, concepción que continuaron entre otras la mitología griega y la latina.

El Sol, astrol√≥gicamente, es considerado como el principio masculino. Ptolomeo fij√≥ la representaci√≥n humana del Sol en una edad comprendida entre los veinte y los cuarenta a√Īos.

Hiparco lo consideraba fisiológicamente en relación con el corazón y el cerebro, creencia aceptada por los poetas y literatos de la antigua Grecia; más tarde, en la era cristiana, los trovadores vieron en las gestas heroicas de los caballeros andantes la principal manifestación del Sol.

Este astro representa en sus aspectos positivo y negativo, la voluntad, la combatividad, la bondad, la fidelidad, el amor propio, la violencia bruta y la violencia en s√≠ misma, la ambici√≥n que no conoce obst√°culos de ning√ļn tipo, la crueldad, el orgullo desmesurado. El aspecto f√≠sico de quien recibe la influencia del Sol puede tomarse en un primer momento como altaner√≠a o soberbia.