Características de Cáncer

El signo de C√°ncer, del 21 de junio al 21 de julio, atravesado por el Sol, est√° bajo el dominio de la Luna, y esta merece un puesto prominente dada la cantidad de influjos que puede determinar. Domina los impulsos naturales, regula la vida sentimental, provoca deseo de viajes y cambios, otorga exquisita sensibilidad y predisposici√≥n para las artes y las facultades de m√©dium, concede intuici√≥n r√°pida, etc. A veces hace que los nacidos en este signo sean pasivos, contempladores y est√°ticos. Regula las funciones de los √≥rganos femeninos, determina la fertilidad y esterilidad, sus fases regulan las gestaciones y los nacimientos, sus manifestaciones influyen sobre el humor de las mujeres y de los ni√Īos. La Luna, si es negativa los hace irritables, extravagantes, hist√©ricos y nerviosos. Su influjo es grande, llega a determinar los ascensos y descensos de las mareas, y es l√≥gico pensar que en las fases de luna llena o luna nueva, influya sobre los individuos hipersensibles y sobre las condiciones atmosf√©ricas. El 22 de junio, la Luna inicia su camino hacia el c√©nit. La noche se hace m√°s larga y el poder de la Luna es m√°s intenso. Este poder hace a los nacidos en el signo de C√°ncer muy flem√°ticos, f√°cilmente impresionables con altibajos nerviosos, ricos en vuelos de la fantas√≠a, hipersensibles, sujetos a simpat√≠as viv√≠simas y a antipat√≠as declaradas e instintivas. El continuo alternar de las fases de la Luna hace que su car√°cter sea muy variable, y produce sensaciones que van desde el desenfado inconsciente a la m√°s negra melancol√≠a. Los nacidos en C√°ncer son como bar√≥metros muy sensibles y en todas sus manifestaciones nunca hay indiferencia, sino participaci√≥n negativa o positiva.
El nacido en C√°ncer a veces tiende a preocuparse exageradamente por cosas banales: se ofende con facilidad o se impresiona como un ni√Īo.
Su imaginación, tan fértil, le crea obstáculos donde no los hay y le hace obrar con cierta desconfianza en sus relaciones con los que le rodean. Lo que otros consideran problemas fácilmente solucionables o pasajeros se transforma para ellos en una cuestión de capital importancia y no están tranquilos hasta que no los han resuelto; Son muy sensibles a todas las variaciones de humor y de ambiente.
En un espléndido día de sol, el nacido en Cáncer se sentirá alegre, satisfecho, feliz; si el cielo está encapotado se mostrará incómodo y taciturno. En efecto, es capaz de estar malhumorado durante varios días hasta que no suceda algo que le haga cambiar de pronto su porte. La vida del nacido en Cáncer se transforma de este modo en una continua variación de estados emotivos, en relación con las vicisitudes de la familia, sus relaciones con los hermanos, con el mundo externo, etc. Al mismo tiempo, los nacidos en Cáncer son sensibles, de fácil generosidad espontánea, divertidos y afortunados. Desde jóvenes, su sentido del dinero los lleva a ganar, a crearse una sólida posición económica. En los tipos negativos esta tendencia a acumular puede inducirles a cometer acciones poco claras, a desembocar en acciones arriesgadas. Tienen, pues, que ir con cuidado en los dobles juegos, para no dejarse confundir y no llevar sus negocios de manera demasiado incontrolada. Son muy caseros, les atrae mucho permanecer en su casa; son rutinarios al mismo tiempo aman los viajes y la variedad.
C√°ncer necesita sentir su ¬ęcaparaz√≥n¬Ľ, sentirse rodeado de las cosas que ama o que colecciona con afecto y absoluta precisi√≥n. Necesita compa√Ī√≠a y la busca, a pesar de que a veces declara que prefiere estar solo y desea que le dejen en paz. Urge, pues, ayudarle desde peque√Īo, a que sea optimista, para que sepa valorarse y manifestarse, que son cosas que a men√ļdo odia. Sus ideales son alt√≠simos y en nombre de estos a veces est√° dispuesto al sacrificio, a cambiar de pa√≠s si es perseguido aun permaneciendo como intelectual m√°s que como hombre de acci√≥n. Siente muy acusado el amor por la patria, y son por tendencia conservadores y tradicionalistas. Los nacidos en C√°ncer tienen divergencias con sus hermanos y a menudo con su padre, porque pueden sufrir a causa del autoritarismo. Si tienen hermanos mayores tienden a superarles, y su ideal ser√≠a haber nacido antes que los otros, porque les espolea un gran deseo de mando.
Aunque dispongan de grandes viviendas, con frecuencia amuebladas de modo extravagante y a la vanguardia, a los nacidos en C√°ncer les gusta tener un lugar apartado, s√≥lo para ellos, en el que expansionarse y ordenar sus colecciones, los objetos que recogen y puedan reparar, pintar de nuevo, buscar, etc. Son grandes coleccionistas y conservadores a ultranza de peque√Īos recuerdos. Nunca desperdician nada: si se desea un trocito de cuerda, un clavo, un dientecito de leche ca√≠do en la ni√Īez, un tubito de pintura medio seco, en resumen, cualquier banalidad incluso disparatada, habr√° que buscarla en una familia en la que haya un nacido bajo el signo de C√°ncer; la habr√° conservado porque tiende a guardarlo todo y sus peque√Īos objetos est√°n divididos y clasificados a la perfecci√≥n. Entre los nacidos en C√°ncer es posible, pues, encontrar a grandes filat√©licos y numism√°ticos, arque√≥logos, m√ļsicos, cantantes, estudiosos; todo cuanto sea aplicaci√≥n va en consonancia con ellos. En especial les gustan los trabajos precisos y bien definidos, minuciosos y pacientes.
A menudo su iniciación en el campo del trabajo se ve obstaculizada por su incapacidad a someterse a alguien; no toleran tener superiores que no estén a su altura y difícilmente llegan a frenar su impulso, que es el de mandar más que de obedecer. Por instinto los nacidos en Cáncer son jefes, y a su dificultad en adaptarse corresponde un enorme éxito profesional, porque son constantes y tenaces y si se meten algo en la cabeza llegan a conseguirlo. Su carrera se hace entonces brillante, rica en satisfacciones y afirmaciones y su posición económica envidiable, porque es muy sólida y fundada en el ahorro a pesar de que los nacidos en Cáncer sean generosos y no escatimen ni con los demás ni consigo mismos.
Los nacidos en Cáncer son también románticos y sensibles, odian las contrariedades, tienen necesidad de finura, de distinción, de ambientes armoniosos, no hay que intentar que cambien sus costumbres, ya que se corre el riesgo de que se vuelvan irascibles y cerrados. En tal caso, es mejor dejarles estar tranquilos, sin preguntarles qué les sucede si están enfadados, y no interesarse tampoco por si no se encuentran bien. Responderían mal o entablarían una discusión buscando tres pies al gato por el gusto de ser polémicos. En cambio con amabilidad y haciendo como si nada, cuando ha pasado un poco de tiempo el nacido en Cáncer se desboca, sale de su mutismo y de su mundo interior y se vuelve alegre y sociable. Tratando con él, lo importante es no tomárselo demasiado a pecho, si no hacer gala de mucha diplomacia e intentar secundarlo y halagarlo, mostrándose amables pero no invasores. Odia que se curiosee sus cosas, que se le quite algo sin haber autorizado antes a ello. No hay que ordenar nunca sin su permiso el armario o el escritorio de un nacido en Cáncer pues nos odiaría durante mucho tiempo.
Los nacidos en C√°ncer sue√Īan mucho y son supersticiosos, a menudo tienen peque√Īas man√≠as: tocar tres veces un objeto, beber a peque√Īos sorbos, como si se tratara de un rito propiciatorio, realizar exorcismos y adem√°s creen en los d√≠as faustos e infaustos, puesto que han nacido bajo la Luna y en efecto para ellos es importante lo que para los otros carece del menor relieve.
Es conveniente familiarizarse con √©l y si se tiene alg√ļn problema confi√°rselo y les ayudar√°, porque siempre est√° animado de √≥ptimos prop√≥sitos. Si tienen alg√ļn disgusto, sabr√° encontrar la palabra buena para animar.
Por otro lado, ev√≠tese siempre el enga√Īo; al tipo C√°ncer le molesta mucho tener que decir que no, pero si se da cuenta de que ha sido tratado con enga√Īos o sin la debida lealtad se irrita y se ofende.
Le fastidia la curiosidad y las intromisiones en su vida √≠ntima; en familia no hablar√° nunca de sus afectos; ser√° poco expansivo y, sin embargo, esta es tan s√≥lo una apariencia, porque cuando quiere sabe tener sentimientos delicados y afectuosos. El nacido en C√°ncer es especialmente sensible a la opini√≥n que los dem√°s se forman de √©l, y por tanto, procura actuar siempre seg√ļn normas bien precisas, que no sean de tendencias extremas; le gusta conservar, y le gusta ser conservador tambi√©n en las tradiciones. No le gusta cambiar de casa, mucho menos de ciudad y menos todav√≠a costumbres. Se siente atado a todo cuanto le rodea. Adora los coches viejos, y ser√≠a muy feliz si pudiera poseer un autom√≥vil antiguo pero que funcionara bien a√Īos. Su pa√≠s ideal es Inglaterra, donde ir√≠a enseguida a vivir y se sentir√≠a a gusto. Ama tambi√©n las cosas raras y las extravagancias, sigue bastante la moda en el vestir, le gusta causar impresi√≥n y que hablen de √©l.
A menudo utiliza cierto tono que le hace parecer soberbio, se preocupa mucho de sí mismo, de su propio parecer y le gusta si en familia se le trata con la debida consideración. En momentos de peligro y de necesidad hay que dar gracias al cielo si tenemos cerca a un nacido en Cáncer: por su decisión inmediata, los reflejos activísimos, la seguridad de juicios, el nacido en Cáncer es un precioso consejero y válida ayuda. Los amigos pueden contar con él: su intervención es rápida y generosísima.
En cambio, sufre en un ambiente que no es el suyo y que no le gusta, porque instintivamente querría cambiarlo. Incluso si vive en una habitación de hotel conseguirá pronto darle un toque personal al ambiente. Por otra parte, le gusta la vida cómoda y aprecia los placeres del mundo, a pesar de que nunca manifestará abiertamente su entusiasmo por una u otra cosa. Su pasión por la mecánica se debe a su instinto agudísimo por la precisión. Así pues, es un buen conocedor de motores, de técnica. No pidan nunca a un nacido en Cáncer que les preste su coche, pues sufrirá por ello. Y si, finalmente, consiente lo hará de mala gana.
C√°ncer es bastante deportista, pero todas sus actividades est√°n inexplicablemente ligadas al agua. Experto nadador, le atrae con firmeza la pesca, el esqu√≠ acu√°tico y el waterpolo. D√©jenlo cerca del mar y se sentir√° feliz. Verdaderos hijos de la Luna, los nacidos en el signo tienen un profundo sentido religioso, m√°s en el √°nimo que en la pr√°ctica, de la cual a menudo rehuyen. Pueden pasar largos per√≠odos de misticismo, vivir en una ermita por propia voluntad o incluso aislarse completamente, aun estando en compa√Ī√≠a de mucha gente. Saben apartarse y meditar llen√°ndose de nuevo y encontrando en s√≠ mismos nuevas fuerzas y nuevos objetivos. Su ¬ęmarcha atr√°s¬Ľ, como la representaci√≥n de su signo, les hace evocar cosas pasadas, pero de las que ellos saben sacar lecciones para el presente y v√°lidas experiencias para el futuro.
Este es el signo conservador por excelencia, sobre todo en lo concerniente a su pasado, que para √©l representa lo m√°s bello y querido de la existencia. Es un signo de agua, cardinal, femenino, en el que la Luna ha elegido su domicilio, lo que le da una gran afectividad por su familia y la persona amada. Es cr√©dulo a todo lo que se le dice y, dada su extrema receptividad, se conmueve con las historias dram√°ticas que escucha. Tiene una personalidad complicada, a la que dif√≠cilmente puede accederse. Desde ni√Īo hay que dirigir su car√°cter hacia un fin preciso, de modo que sepa distinguir entre el bien y el mal, sin por ello castigarlo con excesiva severidad. Hay que tratarlo siempre con dulzura para obtener de √©l lo que se quiera; pero, atenci√≥n, si ve que los dem√°s se comportan con √©l hip√≥critamente para manejarlo a su gusto, se convertir√° en un enemigo implacable.
Es un rom√°ntico atra√≠do por todo lo que representa belleza, dulzura y sobre todo feminidad y gusto por el amor. Aunque indolente, pondera bien las decisiones que debe tomar, y cuando llega el momento de llevarlas a cabo, nada ni nadie puede hacerle desistir de su empe√Īo. La voluntad del C√°ncer se completa y manifiesta s√≥lo cuando encuentra a su lado una persona de car√°cter fuerte y autoritario que, sin embargo, no lo tome a la ligera o lo trate con sarcasmo.
No es raro que el C√°ncer lo plante todo en un momento dado por una frase burlona dicha en momento poco oportuno. As√≠ como el G√©minis es un narcisista convencido y convincente, el C√°ncer es f√°cil que llegue a serlo cuando el mundo exterior, compuesto por la familia y compa√Īeros de trabajo, no logren comprender sus manifestaciones t√≠picamente emotivas. La fisonom√≠a de este signo no es de las m√°s agradables, por la redondez de las l√≠neas del rostro que les prestan una expresi√≥n algo ausente y fuera de tiempo. El est√≥mago es la parte m√°s delicada de todo su organismo; √ļlceras, diabetes y c√≥licos renales son los males a los que m√°s f√°cilmente se ve sujeto. Tiende a la obesidad ya desde la juventud.
La continua necesidad de ser considerado por lo que vale, le aporta disgustos que inevitablemente le afectan en el aspecto f√≠sico, da√Īando gravemente su sistema neurovegetativo. La emotividad de este signo le lleva a considerar el arte como algo grandioso y capaz de absorber todas sus energ√≠as tanto ps√≠quicas como f√≠sicas, como se demuestra en el caso del pianista y compositor Tchaikovsky, el director de cine Ingmar Bergman, el fil√≥sofo Jean Jacques Rousseau y el escritor Mar-cel Proust, nacidos bajo el signo de C√°ncer. Antiguamente este signo era representado como el crust√°ceo encerrado en su caparaz√≥n protector. M√°s que el cangrejo se sol√≠a representar al camar√≥n, cuyo significado era la introversi√≥n y la dificultad de comunicaci√≥n. El camar√≥n, como se sabe, camina hacia atr√°s y el individuo nacido bajo el signo de C√°ncer niega las verdades desagradables y guarda celosamente sus secretos y los de los dem√°s.
Efectivamente, vemos cómo a menudo el sujeto se encierra en sí mismo, dentro de su cascarón, del que sale sólo esporádicamente. Lo que significa un continuo rechazo del sujeto frente al mundo externo. El individuo ama la vida íntima y cultiva sus propias aspiraciones; no por nada ha elegido la Luna su domicilio en este signo, ya que la Luna es el planeta de la tranquilidad, la familia y el calor del hogar.
Este signo tiene tan desarrollado el sentido trascendental de la vida que dif√≠cilmente soporta la personas banales o insignificantes, pero, como al mismo tiempo teme a las personas m√°s inteligentes y preparadas que √©l, encuentra una salida muy simple, que es la de fiarse √ļnicamente de su propio instinto. Siempre le parece que no ha hecho suficiente y se encuentra casi siempre insatisfecho del trabajo y las acciones emprendidas.
La relaci√≥n sentimental es para √©l de una gran importancia, pero exige que el amor que √©l ofrece sea correspondido en igual medida por la persona amada. El ideal de mujer con el que sue√Īa es m√°s que bella, buena, m√°s que refinada, femenina, y, sobre todo, una buena madre para sus hijos. La b√ļsqueda constante de la mujer ideal con la que vivir, es, a veces, fatigante y se convierte en una espina constante que compromete la ya acentuada emotividad del sujeto. Lo dicho para el hombre es tambi√©n v√°lido respecto a la mujer.