La mujer C√°ncer

La mujer Cancer es maternal, apasionada, dulce, agraciada. Sabe llevar bien los vestidos, tiene una elegancia natural fruto de la influencia de la Luna. Afectuosa y amante de la casa, con frecuencia tiene muchos hijos, a los que cr√≠a con amor y ternura, a veces excesiva. Se siente inclinada a idealizar su misi√≥n de madre y muchas veces por ello relega al marido a un segundo t√©rmino. Dotada de abnegaci√≥n y profundo sentido del deber, es una buen√≠sima compa√Īera si se le comprende, ya que de lo contrario sufre, se entristece y se vuelve algo lun√°tica; busca las evasiones y se cansa f√°cilmente, en una palabra, sufre mucho la ausencia de felicidad de una situaci√≥n poco armoniosa. Tiene fascinaci√≥n, es muy atractiva, no alta pero s√≠ proporcionada. Por la ma√Īana, vestida deportivamente, es una mujer completamente diferente a la de la noche, con vestidos elegantes. No sigue demasiado la moda sino que viste tan s√≥lo prendas que le est√°n verdaderamente bien. Le gustan los tonos claros, el blanco, el amarillo, el verde, y el azul, que subrayan su personalidad. El hombre que quiera verla verdaderamente feliz y satisfecha, tranquila y segura en el porvenir, tendr√° que proporcionarle una casa en la que ella sepa que puede estar siempre, y regalos y joyas porque le gustan mucho. Ser√° un guardi√°n perfecto de la paz familiar porque de este modo se sentir√° apoyada y segura. Pero si se le quita la seguridad se volver√° irritable y nerviosa.
La mujer Cáncer se encuentra fácilmente inclinada a idealizar el amor, pretendiendo a veces lo imposible del hombre que está a su lado. Altruista en exceso, manifiesta su personalidad a través de la persona amada, y basta con que esta no responda a las exigencias afectivas y prácticas de una mujer así para ofenderla en su sensibilidad.
Al igual que el hombre, la mujer C√°ncer es muy influenciable por el ambiente y las personas que la rodean y, aunque ame las cosas bellas, no es una fan√°tica arribista. Siempre piensa que es poco valorada, por lo que se considera incomprendida. Puede encontrar su complemento s√≥lo en un hombre que le d√© la sensaci√≥n de ser √ļnica y que sepa dar un tono rom√°ntico a su amor. Su innato instinto maternal puede llevarla hacia un hombre no precisamente honesto.
La mujer Cáncer tiene la vocación de proteger al perseguido por la sociedad, y su continua necesidad de idealizar la lleva a creer que el perseguido tiene la razón y la sociedad está equivocada.
En el caso de que sea abandonada por el hombre que ama, permanece fiel a su imagen, atormentándose y pretendiendo de los demás compasión y comprensión. Puede también suceder que se vuelva malvada y llena de hastío frente al mundo entero, cambiando así completamente de personalidad.