La mujer Capricornio

La mujer Capricornio no soporta represiones sobre su propia personalidad y su aspiraci贸n es la de ser aut贸noma, libre en las expresiones y las acciones.

Es raro que se dedique s贸lo a la casa, es orgullosa y deseosa de autoafirmarse, en general trabaja hasta muy mayor. No consigue someterse a las exigencias ajenas y si lo hace, por deber o por amor, tiene que tratarse de una elecci贸n propia.
Se viste con sobriedad, siguiendo c谩nones tradicionales; por este motivo, en elegancia gana incluso a quien se esfuerza por vestirse siempre a la 煤ltima moda.

Gran trabajadora, no aprecia a las personas superficiales, y su reserva se considera a menudo soberbia. A veces testaruda, no le gusta escuchar los consejos ajenos y prefiere pagar personalmente sus equivocaciones. Le falta tambi茅n diplomacia y dice crudamente lo que piensa, algo que no le ayuda en la conquista de simpat铆as.

La mujer, m谩s que el hombre del signo, con la edad gana en encanto, como si una luz interior la iluminara completamente. No teme a la vejez sino a las enfermedades que podr铆an eliminar su autonom铆a. Al destino adverso opone racionalidad y fe en algo superior, universal.

Si tiene hijos se convierte en una madre atenta, extremadamente disponible, quiz谩s un poco demasiado autoritaria y aprensiva. Le gusta la naturaleza, m谩s la monta帽a que el mar; lo importante para ella es poder reponerse en lugares apartados, sin el jaleo de las localidades tur铆sticas. En conjunto, la mujer Capricornio irradia siempre un encanto sutil, envidiado por la mayor铆a.