Marte

Marte representa la carga agresiva que necesita el individuo para introducirse activamente en el mundo, para superar los obst√°culos e imponer su personalidad. Por lo tanto, es s√≠mbolo de energ√≠a y acci√≥n: indica el esp√≠ritu de afirmaci√≥n, la fuerza de voluntad, la vitalidad con la que la persona afronta las circunstancias de la vida; su fuerza se expresa con impulso instintivo, impetuoso, despojado de constricciones, determinando el atrevimiento y el coraje, estimulando la combatividad, la competici√≥n y el antagonismo. En cuanto al car√°cter, Marte indica la independencia, las tendencias directivas y autoritarias, el dinamismo, el entusiasmo, pero tambi√©n el esp√≠ritu de rebeli√≥n, la irascibilidad. Seg√ļn la posici√≥n en el tema astral, la energ√≠a marciana puede desembocar en imprudencia, provocar actitudes bruscas e irreflexivas, volverse destructiva y violenta; o cuando la carga activa y vital se ve bloqueada, puede causar frustraciones, des√°nimo, incapacidad para actuar de forma incisiva. La influencia de Marte es muy importante para determinar la capacidad de realizaci√≥n pr√°ctica del individuo, puesto que mide la fuerza personal a trav√©s de la acci√≥n directa.
El astro representa además la vitalidad física y la predisposición hacia el deporte, los contrastes y las luchas con los demás, los incidentes y los golpes; en un tema específicamente femenino indica la figura del amante, del marido, la imagen masculina por la que la mujer se siente más atraída; en el tema de un hombre representa su propia virilidad.
Una posición dominante de Marte en el tema natal denota un temperamento impulsivo, dinámico, rápido en las decisiones y en las acciones, autónomo, llevado a imponerse por la fuerza y por lo tanto poco dotado de tacto y sensibilidad; confianza en sí mismo y buena voluntad favorecen éxitos brillantes, conseguidos gracias a intensos esfuerzos personales.