La Oniromancia

Los sueños son siempre premonitorios en el sentido de que nos avisan de un hecho, de un acontecimiento, de una situación que vendrá. Pero, ¿cómo interpretarlos?

El sue├▒o es una funci├│n vital; sin vida on├şrica mientras dormimos, no podr├şamos sobrevivir. Sin embargo, la propensi├│n al sue├▒o, no es exclusiva de la vida nocturna.
En estado de vigilia tambi├ęn se sue├▒a. No nos referimos al hecho de especular, de imaginar, de esperar, de querer o de desear, sino a los sue├▒os que tenemos despiertos: esos cortos instantes de evasi├│n en que el esp├şritu se libera, deriva, instantes durante los que estamos inmersos en un estado que tal vez se sit├║a entre la vigilia y el sue├▒o. Hablamos de cuando tienen que repetirnos varias veces lo mismo para que lo entendamos, lo comprendamos y reaccionemos, pues estamos tan absortos en otras preocupaciones que nos alejamos del mundo real.
Desde siempre, el hombre sue├▒a igual que respira y, a veces, sus sue├▒os se hacen realidad.