Qu√© significa so√Īar con Animales

Quiz√° no lo sepamos pero en nosotros hay un jard√≠n zool√≥gico que encierra un buen n√ļmero de animales, salvajes y dom√©sticos, que de vez en cuando reclaman atenci√≥n apareciendo en nuestros sue√Īos. Cada animal nos facilita un significado, un aspecto de nuestro propio psiquismo profundo, la mayor parte de las veces desconocido. El simbolismo animal es extraordinariamente rico en significados. Para comprenderlo basta pensar en cosas que recuerden exactamente al animal que esa noche, escapado por un momento a la selva de nuestro inconsciente, ha hecho sentir su rugido y la fuerza de nuestros instintos. Interpretarlos y, sobre todo, aceptarlos integr√°ndolos en nuestra personalidad consciente significa utilizar la energ√≠a impulsora que hay en nosotros. Si esta energ√≠a permanece oculta y reprimida puede ser negativa y destructiva, pero si es reconocida, aceptada y, por ello, surge a la luz puede convertirse en una gran fuerza creativa. Es as√≠, para decirlo con una met√°fora adecuada, como la perezosa y blanda oruga se convierte en una bella mariposa.
Se√Īalemos el significado espec√≠fico de algunos animales que no son tratados individualmente.
Asno: paciencia y resignación.
Buey: dificultades para encontrar un equilibrio, desali√Īo. Lechuza: es portavoz del inconsciente y s√≠mbolo de sabidur√≠a.
Gallina: extroversión, pero pobreza interior.
Cuervo: mensajero de desgracias.
Pichón: fecundidad, tanto material como espiritual.
Ratón: revela preocupaciones interiores, penas que preocupan.
Vaca: resignación, pasividad y maternidad son los significados de este animal.
Insectos, lombrices y parásitos: son los instintos, especialmente sexuales, no aceptados por la conciencia, y también las personas que nos crean problemas, hermanos, hermanas, hijos, etc.
Tigre: símbolo del poder y de la gracia salvaje del inconsciente; feroz y terrorífico si se le reprime, puede convertirse en un formidable guía si se le acepta en la vida consciente.
La interpretación de Freud hace una distinción entre animales domésticos y salvajes. Los primeros representan a la familia con todos sus componentes; los segundos simbolizan las pasiones y los instintos reprimidos por el propio inconsciente.
La interpretación de Jung da a los animales una función reveladora de la cualidad y de la fuerza de los instintos y de cómo orientar las energías y actividades propias.
La interpretaci√≥n popular asegura que so√Īar con una manada de animales trae prosperidad y abundancia. Si la manada est√° de camino, los acontecimientos positivos se manifestar√°n muy pronto. Alimentar a los animales significa excelentes ganancias. Bestias domesticadas levantan dudas sobre las pr√≥ximas entradas de dinero; salvajes, predicen dificultades. Las bestias que tienen cornamenta predicen felicidad. Hablar con animales hace predecir enga√Īos y enfermedades. Finalmente, destaca en la tradici√≥n popular la constante presencia de este s√≠mbolo en los sue√Īos como una se√Īal de llamada: los animales se sienten arrastrados por el so√Īador y reclaman su afecto.
Los int√©rpretes ven en los animales salvajes la representaci√≥n de los enemigos, personajes cautivos, miedo y enfermedades. En cambio, en los dom√©sticos ven representado el mundo familiar. Animales que hablan en los sue√Īos dan a los mismos un significado muy positivo: dicen la verdad, por eso es necesario prestarles atenci√≥n. Realizar coloquios con animales feroces predice la victoria; con p√°jaros, la riqueza. Con mayor detalle, el lobo simboliza a un ladr√≥n; la zorra, a una persona avispada; la perdiz, a un hombre lascivo, y la yaca es el s√≠mbolo femenino de la fecundidad.