Qué significa soñar con Cabello

Cabellos y pelos que aparecen en sueños simbolizan fuerzas primitivas que pueden ser reguladas por la intervención de un ideal peluquero onírico. Los cabellos eran considerados sagrados en algunas culturas porque se creía que eran un receptáculo de influencias benéficas procedentes del cielo. Algunas poblaciones utilizan todavía hoy peinados especiales con el objetivo de encauzar hacia el ser humano las fuerzas cósmicas, cuyas energías serían precisamente captadas por los cabellos, considerados como verdaderas antenas. Existe también la costumbre de no dejarse manipular los cabellos si no es por una persona de cuyo equilibrio estemos seguros. En caso contrario, es decir, si el peluquero no se encuentra en armonía psicofísica, se podrían recibir, a través de los cabellos, vibraciones negativas.
Los cabellos son considerados el símbolo de la potencia, de la energía vital y de la virilidad. Bien lo testimonian los bíblicos Sansón y Dalila: el primero perdió su excepcional fuerza cuando Dalila le cortó sus cabellos. Estos son también el símbolo de la personalidad con sus cualidades y sus virtudes.
Antiguamente, cortar una mata de pelo a alguien significaba la adquisición de un poder absoluto sobre esa persona. Este es el motivo de la tonsura eclesiástica: para quien se inicia en la vida monacal es un acto de renuncia a su propia personalidad y de sumisión a la autoridad. La caída del cabello puede representar el temor al decaimiento físico. Soñar con uno mismo pero con cabellos de otro color al que se tiene es señal de insatisfacción.
Los cabellos son el símbolo de la virilidad en la interpretación de Freud, por eso soñar con la caída del mismo es un indicio del miedo a ser emasculado y quedarse impotente.
Los cabellos son en la tradición de Jung nuestra naturaleza animal. Las informaciones en sueños acerca de su estado son indicaciones sobre dicha naturaleza.
Soñar que se encuentran cabellos en la mano es, para la interpretación popular, señal de que se necesita pensar un poco más en el propio futuro. Lavar los cabellos indica un estado de agitación; quemarlos significa huir de un asunto desagradable; peinarlos es preludio de una buena amistad, y trenzarlos, de nuevas relaciones. En lo que respecta al color, los cabellos rubios indican templanza y bondad; oscuros quieren decir que se es querido; entrecanos significan preocupaciones; rojos denuncian falsedad, y blancos representan tranquilidad.
La versión de los intérpretes antiguos establece que una cabellera larga y hermosa es de buen auspicio para las mujeres, los sabios, los adivinos, los reyes, los sacerdotes y los artistas. Para todos los demás indica una riqueza alcanzada con esfuerzo. Una pérdida de dinero va precedida de la caída del cabello, pero verlo crecer significa un buen recorrido en el mundo de los negocios. Los cabellos despeinados anuncian litigios en familia.

Artículos relacionados