Qu√© significa so√Īar con Dulces

Los dulces, como todos los alimentos en general, simbolizan los acontecimientos sentimentales, el amor. No es casualidad que despu√©s de alg√ļn problema candente, en especial una desilusi√≥n amorosa, se comience a comer en exceso, preferentemente cosas dulces. Se trata de una regresi√≥n al estadio infantil del lactante, en el que los instintos se orientan exclusivamente a la comida.
So√Īar que se compran y comen dulces puede ser la compensaci√≥n a una necesidad afectiva frustrada. Sin embargo, tambi√©n puede representar un suministro de energ√≠a ps√≠quica necesaria. Una persona que en el sue√Īo nos da dulces se convierte en un dispensador de energ√≠a.
Considerando, adem√°s, que para mantener un buen estado de salud, el organismo necesita que el nivel de glucosa en sangre se mantenga entre ciertos l√≠mites, la medicina ve en el consumo on√≠rico de az√ļcar y dulces una posible ca√≠da del nivel de glucosa. Freud ve en los dulces la representaci√≥n de las delicias del amor y Jung los define como compensadores de situaciones ps√≠quicas.
Tambi√©n la interpretaci√≥n popular proyecta en el plano amoroso los manjares dulces. Comprar dulces es presagio de lograr la felicidad en el amor; comerlos reporta bienes materiales; recibirlos como regalo significa ser deseado. So√Īar que se ve az√ļcar o dulces es una advertencia a no fiarse de las personas que nos rodean.
Se explica en la Biblia, precisamente en el G√©nesis, el sue√Īo de un panadero del fara√≥n de Egipto:

Ten√≠a en mi sue√Īo tres bandejas de dulces sobre mi cabeza, en la m√°s alta estaban todos los que m√°s gustaban al fara√≥n, pero los p√°jaros se los com√≠an.

Jos√©, que, como sabemos, ten√≠a la facultad de interpretar los sue√Īos, predijo al panadero que ser√≠a destituido de su cargo y despu√©s condenado a muerte. As√≠ ocurri√≥ realmente despu√©s. Para algunos int√©rpretes de la Antig√ľedad, los dulces son, como se puede constatar, portadores precisamente de lo que no es dulzura. Nic√©foro habla de grandes problemas para quien so√Īara que com√≠a dulces, y Daniel, en cambio, identifica con esto la se√Īal del pecado. Otros int√©rpretes antiguos ven simbolizada la protecci√≥n frente a las enfermedades y el triunfo sobre los enemigos.