Qu√© significa so√Īar con el Infierno

Simboliza el inconsciente. Dante ejecutó de manera lírica, pero sobre todo íntimamente, su descenso al infierno para llevar ade­lante su propio proceso de individualización y alcanzar la madu­rez de su personalidad. Sólo después de una inmersión en el océano nocturno del inconsciente colectivo, el poeta pudo disfru­tar con plenitud de su individualidad recuperada, del paraíso.
El infierno es el símbolo de aquella parte del inconsciente en el que se encuentran los más terribles contenidos de la psique. Tomar conciencia de ello significa llevar la personalidad a un mayor grado de equilibrio, madurez y sabiduría.
Por este motivo, los héroes legendarios, como Eneas, Hércules, Teseo u Orfeo, descendieron a los infiernos antes de adquirir las dotes que los elevaron por encima de los demás mortales. El infierno simboliza también una situación psíquica difícil e infeliz, para la cual, se cree, no hay esperanza.
Es también representativo de una figura materna negativa. Para Freud simboliza la vagina, por eso el contacto onírico con el Hades representa para el hombre el acto sexual; es, además, el símbolo del oscuro mundo subterráneo. Para Jung es un símbolo del inconsciente colectivo.
Seg√ļn la interpretaci√≥n popular el infierno es representativo de un problema importante: si al concluir el sue√Īo uno se en¬≠cuentra todav√≠a en el infierno significa que no se llegar√° f√°cil¬≠mente a la soluci√≥n, pero en caso de conseguir escaparse del infierno s√≠ que se conseguir√° solventar el problema. Una estancia on√≠rica en la casa del demonio hace prever desilusiones de tipo afectivo.
Despu√©s de un sue√Īo de este tipo, los antiguos int√©rpretes per¬≠sas exhortan a no pecar. Adem√°s, interpretan este s√≠mbolo como el retorno de un viaje, y el dolor de encontrarse oprimido en el infierno se ve como un dolor existencial por todos los problemas del mundo.
El libro asirio de los sue√Īos considera el descenso a los infier¬≠nos como una prolongaci√≥n de la vida, y lo interpreta como un presagio de muerte. Descender y volver a ascender simboliza un renacimiento dotado de renovadas energ√≠as y nuevos conoci¬≠mientos.
Tambi√©n para los babilonios este sue√Īo es un anuncio de la muerte del so√Īador, que adem√°s no tendr√° sepultura en la tierra.
Pero destacan tambi√©n que so√Īar con el descenso al infierno y ser maldecido por los residentes quiere decir que se tiene como don de los dioses una larga vida.