Qué significa soñar con Tierra

Es el símbolo de la mujer y de la madre. Esposa del cielo del que recibe la lluvia benéfica y fecundadora, esencia vital para la ali­mentación de sus hijos; principio creador pasivo y femenino, la tierra tiene también, entre tantos significados, el de símbolo del inconsciente.
Arar la tierra simboliza en los sueños el abrazo amoroso: la reja del arado, así como la azada, simboliza el órgano sexual mascu­lino; el surco trazado en el suelo representa al femenino. El agri­cultor que trabaja la tierra es el intermediario amoroso. La tierra yerma es el símbolo de la mujer sin hijos, y la tierra que no ha sido todavía arada representa la mujer virgen.
El sueño en el que se plantea la obligación de comer tierra tiene un significado especial: es una invitación a aceptar el lado material de las cosas, a no descuidar los aspectos de la vida con­siderados vulgares, porque sólo así se logrará una aproximación plena a la existencia.
Soñar que se tiene la boca llena de tierra puede significar que se producirán problemas en el aparato digestivo que provocarán la sensación de tener la boca llena de tierra y un sabor bastante desagradable.
Por una vez están de acuerdo, conviene decirlo, en el nombre de la madre tierra Sigmund Freud y Carl Gustav Jung, que coin­ciden en el significado de la reja del arado y del surco del que hemos hablado antes. Aunque Gustav Jung ve también el arque­tipo materno.
Una tierra llena de flores anuncia felicidad en la interpretación popular; en cambio, una tierra pobre y abandonada hace prever decepciones, igual que si está llena de piedras. Sin embargo, si entre estas nace una flor, antes o después las cosas mejorarán. También es positivo soñar que se pasa de un terreno estéril a otro fértil.
Es símbolo de miseria soñar que se está en una tierra baldía y en medio de desconocidos.
Comer tierra significa que se está buscando una solución a los propios problemas, trabajarla indica que se deberá dar una prue­ba de perseverancia. Comprar un terreno es señal de poder; re­cibirlo en donación hace esperar una herencia o un matrimonio si quien lo sueña no está casado.
Entre los intérpretes de sueños de la Antigüedad destaca Artemidoro: para él el campo representa a la mujer, la reja del arado al hombre y la siembra a los hijos, versión que sigue siendo váli­da en nuestros días. Es pues un buen augurio soñar que se siem­bra, ara y planta, sobre todo para quien quiere formar una fami­lia. El presagio mejora cuanto más grande es el campo soñado.
Algunos intérpretes árabes dan significados fantasiosos: si la tierra se abre y sale un joven, se encontrará hostilidad en el propio ambiente; si sale un hombre maduro, se recibirá una ayuda inesperada; si es un león el que sale de la hendidura hecha en el terreno, un tirano ascenderá al poder; si es una serpiente, las desgracias se abatirán sobre quienes estén cerca. Finalmente, si la tierra al abrirse germina habrá llegado la pros­peridad.

Artículos relacionados