Qu√© significa so√Īar con un Autom√≥vil

Existe una estrecha relaci√≥n entre un autom√≥vil visto en sue√Īos, nosotros mismos y el modo en que conducimos nuestra propia vida: encontrarse solo en la conducci√≥n significa una cierta introversi√≥n en la vida propia. Hallarse en un autom√≥vil conducido por otra persona quiere decir que no es nuestro propio yo el que conduce nuestra vida individual, sino que est√° dominada por algo m√°s complejo que puede ser descifrado analizando al ch√≥fer. Conducir de una forma prudente y sin imprudencias es revelador de c√≥mo nos estamos moviendo. Estar en un autom√≥vil averiado significa que tenemos poca confianza en nuestras propias cualidades, tanto f√≠sicas como ps√≠quicas.
Caminar entre el tr√°fico porque no se tiene coche representa disponer de pocas capacidades para afrontar las dificultades de la vida. El motor simboliza las propias energ√≠as vitales, dado que su funcionamiento es importante. Los accidentes que podemos provocar, desde una simple aver√≠a a la ca√≠da por un terrapl√©n, pasando por el choque contra un muro, un √°rbol o un transe√ļnte, representan inhibiciones que influyen en nuestro propio comportamiento. El aspecto del coche aclara algunos aspectos de la personalidad: una hermosa carrocer√≠a o un viejo autom√≥vil dir√°n si somos escrupulosos o desordenados. Es posible, en compensaci√≥n, que una humillaci√≥n imprevista haga so√Īar que se posee un lujoso autom√≥vil.
Para Freud so√Īar que se viaja en coche representa la realizaci√≥n del acto sexual.
Jung identifica en el coche la persona del so√Īador, o mejor todav√≠a, aquello que este intenta representar ante los ojos de los dem√°s.
Tambi√©n la interpretaci√≥n popular encuentra en el coche la personalidad del so√Īador. Resulta que conducir con habilidad quiere decir saber manejar bien los propios asuntos, hacerlo con ineptitud significa, en cambio, que el so√Īador ser√° robado, y no tener en cuenta los obst√°culos significa falta de escr√ļpulos. Si al volante va otra persona significa que hay que perseverar en los propios proyectos siempre que esa persona conduzca bien, y abandonarlos si conduce de forma imprudente.
Tambi√©n el color del coche tiene un significado: rojo incide en que se es demasiado apasionado; negro, demasiado pesimista; blanco, que se tendr√° √©xito. As√≠ como sus condiciones: aver√≠a indica que no se saben resolver los propios problemas; no funcionar bien: salud precaria; parado porque le falta gasolina, que las ambiciones son superiores a las posibilidades propias. Si el veh√≠culo quema, se presagia alg√ļn peligro. Sobrecargado, advierte que conviene poner un poco de orden en la propia vida. Ir en coche cometiendo imprudencias revela una cierta inconsciencia. El veh√≠culo de los int√©rpretes antiguos carec√≠a de motor pero no por eso era ajeno a los sue√Īos y a sus int√©rpretes. So√Īar con estar en una carroza tirada por cuatro caballos de raza anunciaba poder y felicidad. Excelente augurio era recibir una carroza como regalo. En caso de que las riendas estuvieran en manos del so√Īador, este tendr√≠a asegurada larga vida. Una carroza que se rompe significa enfermedad; enganchar un caballo a la carroza anuncia difamaci√≥n, y caer de la misma, humillaci√≥n.