Qu√© significa so√Īar con un Tren

El tren, como medio p√ļblico de transporte, representa on√≠rica¬≠mente la manera en que el so√Īador conduce su vida social. Es especialmente importante en este s√≠mbolo prestar atenci√≥n a to¬≠dos los detalles del sue√Īo, de √©l nos llegan mensajes preciosos sobre nuestro actual estado interior y √ļtiles sugerencias sobre c√≥mo mejorar nuestra vida. Las dificultades para subir al tren pueden simbolizar la presencia de un cierto complejo de inferio¬≠ridad y, generalmente, dificultades de inserci√≥n social. Perder el tren puede aludir a la incapacidad para aprovechar las ocasiones que supondr√≠an la confirmaci√≥n de nuestra propia personalidad; eso puede suceder por la inhibici√≥n de las fuerzas interiores del so√Īador o bien por su sentido de inferioridad. Puede significar tambi√©n un excesivo apego a estadios infantiles: en la pr√°ctica quiz√° se trate de una negativa a variar el escenario ps√≠quico, lo que hace que se pierda el tren. Tambi√©n la p√©rdida de las male¬≠tas, que representan las propias dotes interiores, los bienes y las posibilidades personales, denota no s√≥lo un complejo de inferio¬≠ridad e inseguridad, sino un complejo de culpa: es se√Īal de que se debe madurar en relaci√≥n con la vida y modificar el propio comportamiento. El billete representa, como es f√°cil de intuir, el precio que se debe pagar para alcanzar la meta deseada. El taquillero y el revisor simbolizan el supery√≥ que controla y, si se dan las circunstancias, sanciona. El jefe del tren representa la inteligencia y la voluntad para llegar hasta la meta.
So√Īar que se est√° en un tren lleno de gente significa que se lleva una vida demasiado mundana y que se es excesivamente extrovertido; un tren lleno de ni√Īos advierte que la manera en que el so√Īador gestiona su propia vida es un poco infantil. Hallarse solo en un tren hace pensar en una vida solitaria y privada de contactos sociales.
Tambi√©n la organizaci√≥n del tren es significativa: viajar en pri¬≠mera clase es se√Īal de tener buena calidad de vida y de disponer de energ√≠as suficientes para enfrentarse a los problemas; justo lo contrario significa viajar en un vag√≥n sucio e inc√≥modo. Puede ocurrir que se sue√Īe estar en primera clase pero con un billete de segunda: eso es se√Īal de que el so√Īador se encuentra en una posici√≥n que est√° por encima de sus posibilidades.
El tren es, para Freud, un s√≠mbolo sexual, especialmente si atraviesa t√ļneles.
Para Jung simboliza un cambio de tipo psíquico.
Seg√ļn la interpretaci√≥n popular, un agradable viaje en tren representa la buena marcha de los negocios; si se pierde el tren es se√Īal de que los problemas obstaculizar√°n los proyectos del so√Īador. Si el viaje se desarrolla en medio de un paisaje des√©rti¬≠co y termina en una estaci√≥n abandonada, el so√Īador se ver√° pronto privado de alg√ļn afecto.
Ver pasar un tren es anuncio de buenas noticias, si es r√°pido y est√° formado por modernos vagones, pero ser√°n malas si es len¬≠to y los vagones est√°n en p√©simas condiciones. Asistir a un des¬≠carrilamiento en el que se produzcan da√Īos exclusivamente ma¬≠teriales hace prever que llegar√°n problemas financieros; si, en cambio, hay tambi√©n heridos, pueden producirse problemas de salud en alg√ļn pariente.