Qué significa soñar con una Casa

Es el símbolo que representa al ser humano en su totalidad. Soñar con una casa significa tomar contacto con uno mismo y recibir informaciones útiles sobre el propio estado psicofísico.
Soñar que se pintan las paredes, que se cambia de casa o se altera la disposición de los muebles simboliza la necesidad de mejorar la propia personalidad o de dar una nueva orientación a su vida. Soñar con andar a la búsqueda de la propia casa revela un estado de incertidumbre e inseguridad, y una necesidad de protección. En este caso, la casa representa la figura materna o familiar.
Si el sueño muestra que el soñador se mueve por las estancias de la propia casa, significa que alguna cosa dentro de uno mismo se está moviendo: se trata de evolución si se sube al piso de arriba y de involución si se desciende al de abajo. Una excepción es el sótano, que representa el inconsciente; llegar hasta él equivale a alcanzar la parte más íntima del propio yo.
Cada estancia tiene su propio simbolismo, en paralelo con su función: la cocina, donde se realiza la transformación de los alimentos, se interpreta como reveladora de la situación psíquica, el baño es el símbolo de la eliminación de los desechos y de la purificación, la habitación está vinculada a la sexualidad y los pisos superiores tienen relación con el yo consciente. Cuando aparecen estancias no habitadas es señal de que una parte de uno mismo no es utilizada.
Freud reconoce en la casa el cuerpo humano. Si el tejado tiene forma apuntada y la fachada es lisa representa a la figura masculina; si el tejado es plano y la fachada tiene balcones y salientes representa a la mujer.
Jung interpreta la fachada como el aspecto exterior, la máscara, la figura social del soñador. El interior de la casa corresponde al lado interior de la personalidad.
También la interpretación popular ve en la casa el símbolo del soñador. Soñar que se entra en una casa bonita es presagio de una mejora en la propia situación financiera. Hacerla construir garantiza un próspero futuro. Verla quemar es, en cambio, un pésimo augurio: se sufrirán daños. Una casa en demolición es de buen augurio si debe ser reconstruida, en otro caso anuncia una gran pérdida.
La casa representa, para los intérpretes antiguos, al propietario, su hacienda y su familia. Las columnas simbolizan a los hijos varones; las ventanas, a las mujeres. Las partes salientes de la casa representan el pecho de la esposa. Soñar que la casa propia es más grande que en la realidad predice un aumento de los bienes, verla caer significa una crisis financiera, y si la crisis se produce a causa de un terremoto es señal de una traición por parte de la mujer. Encaramarse al tejado de una casa desconocida anuncia un matrimonio feliz.

Artículos relacionados