Qu√© significa so√Īar con una Caverna

La caverna, as√≠ como la gruta, la cueva y la cuadra, simboliza el inconsciente con sus contenidos reprimidos, o sea, los impulsos, los sentimientos y las ideas que son llevadas hasta la esfera de la conciencia. Estos contenidos ps√≠quicos recuperados del inconsciente perturban la personalidad consciente. Por ello, los sue√Īos de cavernas y grutas invitan a tomar conciencia para canalizarlos en la direcci√≥n adecuada, de manera que se puedan transformar en impulsos positivos para el equilibrio individual. La aparici√≥n de este s√≠mbolo es en general positiva dado que preludia una especie de renacimiento, de renovaci√≥n.
Para Freud es un s√≠mbolo femenino que representa el √≥rgano genital y, especialmente, el √ļtero materno, que calienta, alimenta y protege. Por eso, so√Īar que se entra en una caverna representa el deseo de volver al pasado, a los or√≠genes y a la infancia para sentirse protegido, absorber energ√≠as primitivas y renacer.
Jung plantea que este símbolo es, por su naturaleza oculta, una imagen del inconsciente y el preludio de una transformación interior.
La interpretaci√≥n popular ve en la aparici√≥n on√≠rica de la caverna la presencia de elementos equ√≠vocos en la propia persona y en el propio ambiente que deben ser eliminados. Entrar en una caverna es una amenaza por parte de los enemigos. Una caverna especialmente profunda y oscura anuncia persecuciones; so√Īar que uno se encuentra en su interior es prueba de angustia e indicio de una incapacidad para resolver los problemas. El sue√Īo se revela como positivo s√≥lo si se logra salir de la caverna.
El análisis de los antiguos intérpretes ve en la caverna, dotada de una amplia abertura y bastante clara hacia el interior, una promesa de ganancias inesperadas y bastante fáciles de obtener. Si es profunda, con rincones oscuros y vacía, representa a los acreedores. La presencia de animales repugnantes hace temer complots por parte de los enemigos. El mar que penetra en la caverna anuncia un nacimiento.