QuƩ significa soƱar con una MontaƱa

La montaƱa que se levanta sĆ³lida y majestuosa hacia el cielo, casi como si quisiera unir lo que es terrenal con lo que es divino, es un sĆ­mbolo de ascenso, de elevaciĆ³n psĆ­quica y espiritual.
ToĀ­dos los pueblos de la tierra disponen de su Ā«montaƱa sagradaĀ» (el Olimpo para los griegos, el SinaĆ­ para los judĆ­os, el Garizim para los samaritanos, etc.) en la que los hombres importantes reciben la iluminaciĆ³n. Un ascenso a la montaƱa, mĆ”s bien lleno de preĀ­cipicios que de cĆ³modos senderos, revela el grado de dificultad del ascenso interior y la propia capacidad para superar los obsĀ­tĆ”culos.
Trepar o ascender por una montaƱa expresa, para Freud, el deseo de tener relaciones sexuales; soƱar que no se logra ascenĀ­der denuncia problemas de naturaleza sexual, como la impoĀ­tencia, la frigidez o la inhibiciĆ³n. La montaƱa, como tambiĆ©n la colina, tiene para Freud relaciĆ³n con el vientre y el seno materno, es, pues, sĆ­mbolo de la fecundidad y de la procreaciĆ³n.
Jung, mĆ”s atento a la presencia del espĆ­ritu, ve en esta apariĀ­ciĆ³n onĆ­rica un progreso en la evoluciĆ³n individual, con especial referencia a la esfera psĆ­quica.
En la interpretaciĆ³n popular, la montaƱa simboliza un proyecto importante. SerĆ” la modalidad de la escalada la que revelarĆ” si el Ć©xito serĆ” fĆ”cil de conseguir. Una escalada dura, interrumpida antes de alcanzar la cima, habla del fallo de la empresa.
El descenso corresponde a una renuncia, pero si se produce rodando cuesta abajo significa que se han puesto unas miras deĀ­masiado altas. Advertencia para los enamorados: soƱar que se desciende de una montaƱa a la luz de la luna es muy favorable para las relaciones amorosas.
El mĆ”s conocido de los intĆ©rpretes de la AntigĆ¼edad, Artemidoro, dice que las montaƱas son anuncio de tristeza, temores e inĀ­quietudes, pero el Ć”rabe Gabdorahman sostiene que simbolizan grandes honores; significado menos favorable tienen las montaĀ­Ć±as de paredes rocosas. De buen augurio es estar sentado en la cima. SoƱar con una nueva montaƱa que surge anuncia, finalĀ­mente, el ascenso al poder de un hombre importante.