Qu√© significa so√Īar con una Mujer

La mujer desconocida que aparece en el firmamento on√≠rico de la so√Īadora simboliza la parte no conocida de su personalidad ps√≠¬≠quica.
La mujer del sue√Īo representa para el so√Īador la personifica¬≠ci√≥n de las tendencias de car√°cter femenino que existen en su inconsciente, tales como sentimientos, sensibilidad, intuici√≥n, inestabilidad, narcisismo e irracionalidad, es decir, todo aquello que se contrapone a su yo consciente racional y masculino.
Este aspecto de la personalidad ps√≠quica inconsciente, que Jung denomina √°nima, viene determinado por las experiencias, sobre todo infantiles, tenidas con la madre, la hermana, la maes¬≠tra o la amiga. Si estas experiencias fueron vividas de forma po¬≠sitiva, entonces el √°nima se manifiesta en el sue√Īo con un aspec¬≠to placentero: la mujer ideal, el hada, la princesa, la diva o la hero√≠na.
Si, en cambio, fueron experiencia negativas, entonces la figura femenina ser√° desagradable o tendr√° un significado negativo: en sus sue√Īos el hombre ver√° aparecer a la bruja, o a una mujer mis¬≠teriosa, tentadora, lujuriosa y fatal.
En todo caso, sea cual sea la semblanza onírica que adopte, el ánima siempre tiene un papel positivo porque adopta la función de mediadora entre el consciente y el inconsciente, sacando a la luz las pulsiones que habían sido encerradas en lo más profundo de este.
Para Freud, la mujer on√≠rica remite a la sexualidad. La mujer del sue√Īo simboliza para la interpretaci√≥n popular la verdad si es hermosa, pero si es fea, la maledicencia; amable, la felicidad; triste, los celos; descarada, la imprudencia; disfrazada, el fraude, e irascible, la injusticia. Si la mujer viste ropas desluci¬≠das anuncia la pobreza. Si es vieja hace presagiar p√©rdidas; des¬≠conocida, nuevos conocidos, y si es joven, la felicidad. Finalmen¬≠te, so√Īar con un grupo de mujeres indica habladur√≠as.
La tradici√≥n de los int√©rpretes de la Antig√ľedad ve representa¬≠dos en estos s√≠mbolos los negocios, que ser√°n especialmente pr√≥speros si se trata de una mujer desconocida. Una mujer her¬≠mosa invita a avanzar en los proyectos propios; una fea, advierte de la necesidad de cambiarlos; una mujer vieja representa que alguna cosa se acaba.