Qu√© significa so√Īar con una Serpiente

La serpiente es un símbolo onírico importante porque encarna fuerzas muy primitivas que pueden ser tan peligrosas como salu­dables. La serpiente puede ser símbolo del pecado, del mal y de las pasiones negativas, como el odio, la envidia, los celos y la desenfrenada necesidad de sexo. Es también símbolo de renaci­miento, de renovación (la serpiente cambia de piel), de transfor­mación psíquica y de curación (el mítico dios de la medicina, Esculapio, tenía como símbolo una serpiente enrollada alrededor de un bastón).
La serpiente simboliza la libido, es decir, la fuerza vital que comprende tanto la energ√≠a sexual como la energ√≠a ps√≠quica: em¬≠blema, en definitiva, de la fuerza. So√Īar con muchas serpientes indica la existencia de grandes fuerzas ps√≠quicas de las que toda¬≠v√≠a no se ha realizado la unidad. Si est√°n enmara√Īadas expresan estados de confusi√≥n interior y energ√≠a no bien canalizada.
Ser mordido por una serpiente significa que un impulso vital del inconsciente amenaza con ¬ęmorder¬Ľ la personalidad si se toma bien pronto en consideraci√≥n y se utiliza el yo consciente. Una serpiente que se muerde la cola denuncia la incapacidad para hallar soluciones a un problema. Es importante prestar atenci√≥n a la simbolog√≠a del color: una serpiente blanca representa las energ√≠as espirituales, roja simboliza el instinto sexual y ma¬≠rr√≥n se identifica con el √≥rgano creador viril.
La serpiente es en los sue√Īos femeninos, si est√° acompa√Īada de sensaciones angustiosas, un claro indicio del miedo al en¬≠cuentro con la sexualidad masculina. Serpientes negras, amari¬≠llas y tambi√©n rojas est√°n vinculadas al oscuro dominio de ener¬≠g√≠as negativas.
Freud identifica en la serpiente la virilidad, al hacer una especial referencia a su forma y, en un sentido más amplio, a la fuerza crea­dora masculina. Jung dice que la aparición de la serpiente es un signo de que en el inconsciente está ocurriendo alguna cosa im­portante que puede ser positiva o negativa; puede también ser representativa del conflicto entre conciencia e inconsciencia.
La interpretaci√≥n popular dice que una serpiente en la cama es se√Īal de una relaci√≥n amorosa con una persona malvada. Hallar¬≠la escondida en un lugar inaccesible significa que se est√° dando hospitalidad a un delincuente y verla en una actitud amenazante se√Īala la presencia de enemigos. Matar a una serpiente es signo de victoria sobre quien quiere el mal; comerse su carne es se√Īal de lograr un triunfo sobre el adversario; una serpiente que muda la piel significa renovaci√≥n de las energ√≠as.
Los int√©rpretes de la Antig√ľedad ve√≠an la serpiente como un s√≠mbolo masculino, en referencia a su forma. Al ser falsa y vene¬≠nosa simboliza tambi√©n al enemigo. Seg√ļn en qu√© casos puede representar la fecundidad, a la mujer o al hijo. Para Artemidoro so√Īar con serpientes es presagio de enfermedad o de falta de amistad, pero sostiene que su mordisco y su enroscamiento son favorables. Una mujer que sue√Īa con un momento de placer jun¬≠to a una serpiente seguramente ser√° infiel.