Qu√© significa so√Īar con una Vestimenta

La ropa es el s√≠mbolo de la posici√≥n social o, mejor a√ļn, de la identificaci√≥n del yo con una determinada funci√≥n social.
Si el vestuario del sue√Īo est√° sucio y es una talla peque√Īa sig¬≠nifica que nuestra adaptaci√≥n social es insuficiente. Una ropa rota o hecha jirones denuncia un estado de inquietud. Son de uso com√ļn las expresiones sentirse como un trapo o verse reducido a harapos, que expresan muy bien la equivalencia simb√≥lica en¬≠tre vestimenta y persona. So√Īar que se est√° vestido en medio de personas desnudas puede significar tanto el deseo de esconder una culpa como el deseo de ser visto por los dem√°s con cualida¬≠des y aspectos que en realidad no se tienen. En suma, una forma de enmascaramiento.
So√Īar que uno mismo va con vestimenta demasiado juvenil quiere decir que hay algunos aspectos de nuestra personalidad que todav√≠a no se han transformado, sino que permanecen en un estadio infantil. Comprar ropa nueva simboliza la necesidad de hallar otros modos de expresar la propia personalidad; descubrir en nuestro armario ropa que no se conoce indica la posibilidad de cumplir roles y funciones sociales insospechadas.
El color tambi√©n tiene su importancia porque es indicativo de algunas funciones ps√≠quicas: quien vive de forma demasiado abstracta puede so√Īar, por compensaci√≥n, con un vestido rojo, el color de los sentimientos y las pasiones. Y viceversa, quien vive excesivamente inmerso en sentimientos y pasiones se ver√° con un vestido azul, el color del pensamiento; el verde es el color de la realidad que figurar√° en el guardarropa on√≠rico del intuitivo.
La vestimenta tiene, para Freud, relación con la sexualidad, mientras que, para Jung, es una máscara, una forma de identifi­carse con una determinada función.
La interpretaci√≥n popular dice que so√Īar con trajes llevar√° a obtener un √©xito mundano: cuanto m√°s rico sea el tejido, mejor ser√° el pron√≥stico; en cambio, ropajes sucios o viejos anuncian dificultades de tipo moral. Cuando estas ropas est√°n al rev√©s, denuncian transgresiones contra las costumbres habituales. Si se encuentran bordados y llenos de oropeles, dejan entrever digni¬≠dades y honores.
Si se sue√Īa que se va vestido de una forma inadecuada a la propia personalidad o a las circunstancias, significa que hay una inadaptaci√≥n al mundo exterior. Ropas infantiles sugieren que hay que comportarse de una forma m√°s propia de adultos.
Los int√©rpretes de la Antig√ľedad tienen en cuenta para descifrar la simbolog√≠a de la vestimenta su estado, su color, la utilizaci√≥n y el grado de limpieza. Es f√°cil deducir que so√Īar con hermosos tra¬≠jes se considera favorable; ropas sucios son un anuncio de desgra¬≠cias, p√©rdidas de dinero y problemas varios.
Perder la ropa es considerado de buen augurio para quienes tienen deudas y para las personas indigentes; para todos los de¬≠m√°s es el anuncio de una p√©rdida de todo aquello que embellece su vida. So√Īar que se ve romper vestidos est√° considerado como un buen augurio en Egipto, mientras que en Babilonia se sostiene
lo contrario. En Camboya, ver el propio sampot (t√ļnica con la que se envuelven y que es s√≠mbolo nacional) que se rompe o cae sig¬≠nifica estar expuesto a las maledicencias. So√Īar que se recibe en donaci√≥n un viejo sampot indica que est√° en ciernes un matrimo¬≠nio con una mujer anciana.

Diccionario de Sue√Īos