Sue√Īos con abrigos

No es frecuente que alguien se sue√Īe a s√≠ mismo vistiendo un sac√≥n o un tapado. En general, los mecanismos del sue√Īo tienden a dejar de lado -aunque todav√≠a no se puede explicar el por qu√©- los abrigos en general, aun sabiendo que son indispensables en ciertas temporadas de la vida real. Por esa raz√≥n es que si alguien est√° cubierto por un saco, sac√≥n o tapado en el transcurso de un sue√Īo habr√° que tener bien en cuenta que algo est√° pugnando por salir a la superficie.
Si un sujeto sue√Īa especialmente que se halla vestido con un tapado o sac√≥n, y el mismo le proporciona placer (ya sea por el fr√≠o imperante o por cualquier otra situaci√≥n an√°loga), lo que se quiere representar es una personalidad sujeta a inseguridades tan notorias que s√≥lo se aquietan con la presencia de una persona muy dominante que lo proteja de las adversidades.
El sujeto que as√≠ se sue√Īa est√° extra√Īando el v√≠nculo que lo un√≠a a su padre o a su madre, en un mundo circundante que le resulta hostil y poco propicio para desarrollar sus potencialidades. Durante la vigilia, este individuo deber√° considerar las causas que lo llevan a a√Īorar la protecci√≥n que le brindaban sus padres y as√≠ encarar la soluci√≥n del problema de indudable ra√≠z traum√°tica.
Por el contrario, si la persona se siente agobiada por el uso de un sac√≥n o un tapado, con un calor que no la deja manifestarse libremente y un ahogo que va creciendo con el correr del tiempo on√≠rico, es que nos encontramos con alguien que -por lo menos en forma inconsciente-sabe que hay que romper con ciertas ataduras para poder desarrollarse integralmente en los medios en los que se desempe√Īa.

Volver a El simbolismo de la vestimenta