Sue├▒os con pantalones

Otra de las prendas que simbolizan cosas muy variadas es el pantal├│n. Aquel que se sue├▒a con pantalones cortos -ya sean ajustados u holgados-tiene una gran dificultad para canalizar sus inquietudes por las manifestaciones art├şsticas. Una falta de madurez en lo que ata├▒e a las relaciones con los dem├ís es otra de las caracter├şsticas de aquellos que se ven en sue├▒os llevando pantalones cortos. El color, en este caso, no modifica demasiado la interpretaci├│n.
Si, por el contrario, una persona siente que el pantalón largo le resulta molesto y en el medio de una reunión social tiene deseos de sacárselo -aunque no lo haga- quiere decir que el sujeto en cuestión no encuentra manera de llevar a la práctica todo aquello para lo cual se siente capacitado profesionalmente. Se trata, en general, de individuos que se consideran marginados a la hora de los ascensos sociales y atribuyen su marginación a los demás. Lo más indicado en estos casos es analizar sin preconceptos este trauma, ya que suele ser originado en situaciones que pueden solucionarse con un incremento de la autoestima.
Hay ejemplos, aunque no muy frecuentes, de so├▒adores que se ven asaltados y cuyos asaltantes, en lugar de llevarse su dinero, huyen con sus pantalones. Los pantalones largos son en nuestra cultura una manifestaci├│n de madurez, con lo cual el sue├▒o simboliza un hartazgo de las obligaciones a las que todo adulto es sometido diariamente. Para confirmar esto puede verificarse que este sue├▒o, en vez de ocasionar furia o tristeza, provoca una especie de alegr├şa.
Otro ejemplo para tener en cuenta:

Voy a subir a un omnibus cuando el pantal├│n se me rompe en la parte trasera. Sin embargo, la gente que viene detr├ís sigue empujando para arriba y me impide retornar a casa. En el interior del veh├şculo todos me miran con sonrisas burlonas, yo me quiero bajar pero me resulta imposible. Las manos no me alcanzan para cubrirme y quisiera que la tierra me devore. De pronto, se me ocurre que sacando fuera la camisa y dej├índola caer sobre el pantal├│n cubrir├ę el agujero. Lo hago y me quedo tranquilo. Ya nadie me observa.

En el caso de nuestro ejemplo, se trata de una persona que ha sufrido un engaño amoroso inimaginable, con deslealtades e injurias en el medio. Precisamente por esa causa se siente en el banquillo de los acusados, ya que no sabe manejar las situaciones culposas y siempre se hace cargo de ellas. Sin embargo, la camisa viene a representar el ardid que encuentra el soñador para tapar esa situación. Cuando llegue la vigilia, el sujeto tendrá que ser lo suficientemente honesto y encarar la solución real del problema, obviando la treta de esconderlo para los demás.

Volver a El simbolismo de la vestimenta