Con un trozo de cascarón como gorro

En cuanto rompieron el cascar√≥n, y a√ļn con la parte de √©ste en la cabeza, que en adelante siempre les servir√≠a como gorro (pileus, o gorro lacedemonio) fueron tomados por Mercurio, quien los entreg√≥ a su madre en el palacio de T√≠ndaro en Pelana.

All√≠ crecieron y se educaron, aunque no de manera muy ortodoxa debido a su irrefrenable movilidad f√≠sica y mental, lo cual hizo que Castor destacara en su habilidad para domar caballos (se trata de una de las conexiones ocultas con el signo opuesto, Sagitario) y P√≥lux como p√ļgil, maravillando la natural destreza de sus brazos y la potencia de sus pu√Īos.

De hecho ambos manten√≠an siempre una viva relaci√≥n con los caballos. Entre sus incontables haza√Īas destaca su aparici√≥n, relatada por Dionisio de Halicarnaso, en la que vestidos de p√ļrpura y armadura refulgente, montando imponentes potros blancos, se pusieron a la cabeza de la caballer√≠a romana durante la batalla del lago Regilo, permitiendo as√≠ el aplastamiento del enemigo. Entonces desaparecieron para materializarse en la plaza p√ļblica, donde comunicaron al pueblo la victoria.

El acontecimiento fue significativamente conmemorado ‚ÄĒquiz√° con igual agradecimiento por el hecho militar y por la subsiguiente comunicaci√≥n‚ÄĒ con la construcci√≥n de un templo, el Foro, en el que el senado manten√≠a sus sesiones.

Castor y Pólux, secuestradores y cuatreros

Pero antes hay que resaltar un hecho muy significativo que no sólo revela la correspondencia de su personalidad con la de su picaro y divino protector, el dios Mercurio, sino que apunta el carácter de su influencia sobre sus pueblos y sobre los individuos cuyo nacimiento influye.

Los gemelos fueron invitados a las bodas de Febea e Hilaria (nombres significativamente alusivos a la luz) con los hermanos Idas y Linceo. Pero, sintiéndose poderosamente atraídos por las jóvenes, durante el banquete nupcial Castor y Pólux se apoderaron de ellas y huyeron.

Castor, el gemelo de naturaleza humana, rob√≥ adem√°s algunos bueyes pertenecientes a Idas, quien lo persigui√≥ acompa√Īado por su hermano Linceo. Le dieron alcance y lo hirieron gravemente, dej√°ndolo ah√≠, yaciendo entre lamentos de agon√≠a.

Ver en tal condici√≥n a Castor enfureci√≥ a P√≥lux hasta el punto de llevarlo a arrojarse ciegamente sobre los asesinos y matar a Linceo. J√ļpiter complet√≥ la venganza emprendida por su hijo lanzando uno de sus rayos sobre Idas, que fue reducido a cenizas.

Y viendo el dolor de P√≥lux que hab√≠a tomado entre sus brazos el cuerpo de su hermano ya muerto, le anunci√≥ su prop√≥sito de conceder a ambos la inmortalidad. Sin embargo, para no torcer lo dictado por el destino J√ļpiter ide√≥ el arreglo perfecto: reparti√≥ entre los gemelos el tiempo y las condiciones de la vida y de la muerte, de manera que cada uno estar√≠a un d√≠a en los Infiernos y otro en la Tierra, lo que en los nativos de Geminis se traduce en la frecuencia y facilidad con que pasan de la euforia a la depresi√≥n.

Desde el Cielo los gemelos se hicieron protectores de gran n√ļmero de privilegios e instituciones humanas, como la juventud, la caballer√≠a, el ganado vacuno (lo que les conecta en lo oculto con Venus). La tumba y santuario de Castor el humano, hermano de un semidi√≥s, qued√≥ situada en Esparta.

Signo Géminis