Géminis Dragón

A Géminis el legendario Dragón le confiere algo de misterioso y mágico. Considérese que en China la figura de esta bestia mitológica, tan cargada de implicaciones mágicas, es símbolo de potencia, representa el absoluto principio masculino y al emperador. Es, pues, el héroe positivo del zodíaco chino.
As√≠, el geminiano que haya nacido en uno de los a√Īos de este reptil se distinguir√° por su energ√≠a, por su confianza en s√≠ mismo y por un agudo sentido de la responsabilidad, entre otras cualidades para el triunfo.
El ni√Īo geminiano nacido en un a√Īo del Drag√≥n maravillar√° a sus padres por su actividad y su celo, as√≠ como por su docilidad. Sin embargo, tender√° a la introversi√≥n y a ver con desaliento cualquier signo de dificultad econ√≥mica de sus progenitores.
El Dragón geminiano posee un enorme potencial para destacar o, por el contrario, para caer en diversas formas de fanatismo, particularmente el religioso, aunque debido a su carácter mutable, sólo permanecerán en su ánimo las creencias que hayan resistido al embate de sus constantes cuestionamientos. Los porqués geminianos son decisivos, pues para ellos nada merece ser considerado si no está respaldado por una buena dosis de lógica.
Por otra parte, el Dragón geminiano posee una inteligencia más que vivaz y una gran capacidad intuitiva. Es persona abierta, dispuesta a ayudar a quien lo necesite, sin esperar por ello más recompensa que contemplar el efecto de los bienes que ha hecho. No obstante, su carácter es de apariencia dura, a veces despótica, y sus maneras son a menudo bruscas, aunque esta apariencia irá diluyéndose a poco de conocerle, lo que explica que no le falten admiradores y amigos.
Es una personalidad que no puede vivir sin un fin, una meta precisa, lo cual se contrapone a la condición mutable de Géminis dando como resultado que la indisciplina y la indecisión se reduzcan considerablemente.
El Dragón es capaz de fuertes sentimientos y de grandes impulsos, siempre sinceros. No siempre es fiel, lo que, aunado a la condición voluble de Géminis, dará un ánimo muy dado a las aventuras románticas, a los apasionamientos vehementes y a la rápida fatiga emocional, la misma que con frecuencia le conduce a ser desconsiderado con su pareja. Por otra parte, este geminiano es el más dado a mostrarse tiránicamente celoso. Aparte de este inquietante aspecto, el Dragón geminiano generalmente demuestra un sincero amor por la familia y es tierno y generoso.

Signo Géminis