Géminis en el vestir

La naturaleza a√©rea de Geminis, les hace pr√°cticamente ajenos a la idea del bien vestir. Si acaso, su preocupaci√≥n esencial parte m√°s de los colores que del dise√Īo. Necesita subrayar su existencia, su personalidad, como si temiera que de no hacerlo as√≠ ser√≠a tan transparente como el aire y pasar√≠a desapercibido.
En otras palabras, la ropa es para los geminianos un instrumento para captar la atenci√≥n, pero cuyo manejo no relacionan con ning√ļn virtuosismo, sino con la inspiraci√≥n del momento.
Es el signo de las combinaciones y los aditamentos
Cada prenda posee un valor por sí misma, los geminianos parecen esperar al vestirlas que éstas sumen sus respectivos valores estéticos para dar como resultado el nivel de elegancia deseado. Esto es, en síntesis, lo que en el fondo mueve al geminiano en el momento de vestirse. Por supuesto, hay intenciones específicas, preferencias y necesidades de algunas líneas en particular, pero básicamente la ropa es para los nativos de Geminis un instrumento para captar el interés de los demás; y cuidarán su arreglo justamente en la medida en que necesiten atraer la atención.
De hecho adquirir√°n trajes de muy buen gusto, tanto porque lo tienen como porque les gusta dejarse aconsejar (incluso influenciar) por vendedores y amigos. Sin embargo, pronto se encontrar√°n improvisando combinaciones con piezas de uno y otro traje o a√Īadiendo toques carentes de intenci√≥n est√©tica, aunque de indudable practicismo, como podr√≠a ser, pongamos por caso, una bolsa de pl√°stico para contener bol√≠grafos y poder extraerlos todos simult√°neamente del bolsillo de la camisa para elegir c√≥modamente el que necesitan.
No quepa duda de que fue un geminiano el autor de la idea de levantarse las gafas y sostenérselas en el cabello a manera de diadema, o bien de llevarlas colgando sobre el pecho como el broche de un collar. Semejante concepto de la presentación personal sólo puede compararse con la de Sagitario e incluso con la de Acuario, aunque éste sea capaz de asumir y sostener con mayor entusiasmo cuanto a los demás les parezca excéntrico. Pero al geminiano le distingue la capacidad para lograr que un simple gesto de esta especie se popularice hasta niveles insospechados, en gracia al desenfado y a la utilidad práctica que conjuga. Convendrá recordar que de Geminis procede el hábito, tan difundido de sostener entre los dientes una paja o un palillo.
No buscan la singularidad, sino la multiplicidad
Los geminianos no s√≥lo gustan, sino que tienen necesidad de la diversidad, de la apariencia de multiplicidad en tonos y efectos de costura o dise√Īo; ello les lleva a preferir lo que muestra numerosos detalles, sin que esto signifique necesariamente que recurran invariablemente a los estampados multicolores, por m√°s que precisamente un pa√≠s geminiano, los Estados Unidos, haya paseado por el mundo entero lo m√°s escandaloso en camisas, corbatas, sombreros femeninos y otras muchas prendas.
El geminiano siente preferencia por los amarillos. Le desagradan los tonos negros, pero no los rechazar√°; los utilizar√° para lograr combinaciones deslumbrantes con rojos o amarillos, remarcando tambi√©n as√≠ su duplicidad astral. Encontrar√° que le favorecen los azules o p√ļrpuras, sobre todo para la parte superior del cuerpo, aunque la combinaci√≥n de ambos puede resultar lastrante para estas personalidades dadas al viento. Por el contrario, los tonos ligeros del azul favorecen mucho su personalidad en camisas, faldas o pantalones, particularmente cuando en la parte superior predomina el blanco impoluto de chaqueta, por ejemplo, sugiriendo precisamente los tonos de un d√≠a brillante y limpio en el que el viento juega con las nubes.
Le agradan los accesorios brillantes y los emplea con ingenio, logrando efectos sumamente interesantes y, a la vez, con alguna utilidad a√Īadida, aunque tenga s√≥lo car√°cter fantasioso, como ser√≠a la de lucir camafeos utilizables tambi√©n como sellos o como dep√≥sitos de medicinas, fotograf√≠as, o una llave, etc. Lo mismo podr√≠a desear en un anillo. Tambi√©n convertir√° en una espl√©ndida pulsera un largo collar con s√≥lo enroll√°rselo a la mu√Īeca hasta dejarlo a su medida.
No obstante, no llega a la profusión. Emplea los accesorios como un toque, no como el eje de su arreglo.
En el extremo opuesto, tampoco llegar√≠a a lo formal de manera habitual, a menos que alguien se encargue de se√Īalarle diariamente lo que le conviene. De otra manera su sello caracter√≠stico estar√° en la improvisaci√≥n de combinaciones. Lo que s√≠ es una necesidad en el vestido geminiano es la provisi√≥n de bolsas o bolsillos: siempre debe haberlos en cantidad suficiente para permitirle llevar consigo todo lo que considere que puede llegar a necesitar, aunque despu√©s olvide qu√© lleva encima.

Signo Géminis