Sexualidad de Géminis

La palabra es para G√©minis la forma m√°s directa de encender la imaginaci√≥n. Por eso, el amante que quiera conquistarlo no podr√° prescindir durante el acto sexual de largos p√°rrafos de elogio del desempe√Īo geminiano. Tanto antes como durante y despu√©s, G√©minis necesita que le certifiquen verbalmente que es una gran amante, por eso, una pareja silenciosa resulta para √©l la mayor de las frustraciones.
Su curiosidad lo hará buscar constantemente nuevas formas de placer y lo impulsará a probarlo todo, siempre que sea él quien pueda tomar las riendas de sus descubrimientos sexuales. Un amante que intente dominarlo está condenado al fracaso, porque Géminis puede llegar muy lejos, pero siempre tendrá que ser él quien indique el camino.
Como adem√°s de protagonista es espectador, querr√° registrar cada detalle de lo que sucede y hacer el amor con la luz encendida. Tampoco los espejos estar√°n ausentes del dormitorio de G√©minis, ya que le permitir√°n la autocontemplaci√≥n a la que se siente tan inclinado. En algunos casos, puede llegar incluso a desear un “souvenir” de algunas relaciones, por lo que no dudar√° en echar mano de la c√°mara fotogr√°fica o de la c√°mara de v√≠deo, dos elementos que le permitir√°n sentirse la s√ļper estrella que ansia ser.
Después de hacer el amor necesita hablar y hacer chistes, dos actividades que adora y que lo ayudan a encender el deseo nuevamente.
Sus zonas corporales m√°s sensibles son, sin duda, sus orejas y sus manos. Una sabia caricia sobre las orejas, acompa√Īada de prometedores susurros o una insinuante presi√≥n en la palma de la mano ejercida con la lengua, es la f√≥rmula perfecta para hacerlo llegar a la m√°xima excitaci√≥n. Pero tambi√©n lo excitan ciertas situaciones en las que parecen confirmarse sus irresistibles atractivos. Nada agradar√° m√°s a G√©minis que verse obligado a interrumpir una reuni√≥n social porque una conquista de √ļltimo momento hecha all√≠ mismo, reclama su inmediata atenci√≥n en la cama.
Si una relación se prolonga más de lo previsto, el cambiante Géminis hará todo lo posible para que la perdurabilidad que empieza a insinuarse no enfríe el deseo.
Entonces, dej√°ndose guiar por su esp√≠ritu l√ļdico, jugar√° a que acaba de conocer a su pareja por la calle y que ni bien se miran a los ojos, ambos comprenden que tienen ganas de hacer el amor. Lo desconocido incentiva mucho m√°s su imaginaci√≥n que lo familiar, raz√≥n por la cual no puede establecer relaciones de pareja demasiado largas. Al principio de cada una de ellas cree haber encontrado al amor de su vida, lo que no le impide mantener varias paralelas.
Es un buen amante, aunque no el mejor. Para él, el sexo es algo mental, pues es un ser más intelectual que emocional. También es una forma de establecer vínculos afectivos, aunque en sus fugaces relaciones nunca logre un amor verdadero.

Signo Géminis