Vela rosa

La vela rosa no tiene destinado un día específico para su uso ritual, por lo que usted podrá elegir el día que prefiera para realizar el pedido. Este color favorece el romanticismo y atrae vibraciones de armonía y comprensión. Está especialmente indicada para casos de reconciliación amorosa y para ayudar a los solitarios a encontrar su alma gemela.
Para utilizar correctamente esta vela, conviene consagrarla un viernes de Luna llena con aceite de angélica, orquídea, sándalo, bergamota o rosa. Luego, colocar la vela en un plato con un poco de miel y ubicarla en un altar, junto con la foto de la persona que se desea ayudar (si el ritual es para favorecer a quien lo hace -usted-, entonces, coloque su propia foto).
Sobre la mesa que oficiar√° de altar, colocar adem√°s un trozo de cuarzo rosa, un ramillete de flores y la imagen de alg√ļn santo por el que se tenga gran devoci√≥n.
Al encender la vela, visualizar una nube de color rosa, que crece desde el suelo, se eleva y envuelve todo. Imaginar que esa luz nos envuelve y, con los brazos abiertos, alzados al cielo, inspirar profundamente y largar el aire con lentitud, tres veces, mientras se pronuncia el mantra YAM, asociado al chakra del corazón.
Si el ritual que se est√° llevando a cabo es para beneficiar a un tercero, habr√° que pronunciar en voz alta los nombres de las personas que se desea ayudar.
Si se trata de encontrar la propia alma gemela, escribir en una hoja de papel rosa las cualidades de la persona que se desea atraer (por ejemplo, gentileza, sinceridad, inteligencia, bondad, belleza, refinamiento, erotismo, etcétera) y quemar el papel en la llama de la vela. Cuando esta se consuma, enterrar sus restos junto con los del papel quemado y la miel (sin el plato) en un jardín lleno de flores. Rezar una oración de cierre y guardar el resto de los elementos empleados.

Volver a Rituales con velas