Una receta a base de incienso

La mezcla que vamos a encargar en el herbolario sirve para aumentar nuestro atractivo personal, pero también para reconquistar los favores de la persona amada.

Tras haber colocado bajo la esfera la fotografía, o bien un escrito de la persona en cuestión, y después de haber encendido una vela roja detrás de nosotros, podemos empezar el ritual. Mientras lo llevamos a cabo, tratemos de visualizar y proyectar, por medio de nuestra esfera, mensajes de mando dirigidos a la persona amada.

¬°Es importante saber que cuando enviamos ¬ęmensajes telep√°ticos¬Ľ por medio del globo, √©stos se tienen que dar siempre en forma de ¬ę√≥rdenes¬Ľ! Recordemos que tambi√©n Jes√ļs, tras meditar unos minutos para pedir ayuda al Padre, imparti√≥ ¬ę√≥rdenes¬Ľ; ¬ę¬°L√°zaro, L√°zaro! ¬°Lev√°ntate y anda!¬Ľ Si en su mente hubiera habido la m√°s m√≠nima vacilaci√≥n o incertidumbre, puede que L√°zaro no hubiera resucitado. Por tanto, tiene que haber √≥rdenes, y no esperanzas (y mucho menos incertidumbres); nuestras ondas telep√°ticas tienen que ser ¬ęlargas¬Ľ y dirigidas a alcanzar la mente de la persona en la que queremos influir.

Y aquí tenemos la composición de la mezcla que nos tienen que preparar: 30 gramos de incienso del Líbano, 12 gramos de sándalo blanco, 10 gramos de mirra, 10 gramos de raíz de Iris, 5 gramos de flores de lavándula.