El hombre Leo

El hombre Leo es la imagen viviente de la virilidad. Sano y robusto tiene casi siempre el f√≠sico de atleta. Por lo general es autoritario, se siente un superhombre; tiene siempre un aspecto que intimida, a veces puede parecer incluso inaccesible. Su sensualidad es exuberante pero sana, y raramente es el hombre de las mil aventuras. Reacio al matrimonio por su naturaleza libre, prefiere lazos fundados en un amor intenso y en la estimaci√≥n rec√≠proca. Su infidelidad nace siempre de la vanidad y del temperamento posesivo. Es en efecto posesivo al cien por cien, pretende de la mujer la m√°s completa donaci√≥n. En la traici√≥n ve una gran ofensa y reacciona sin contemplaciones. Si adem√°s se estimulan sus celos se hace dif√≠cil e intratable. Cuando se decide por el matrimonio es entonces un buen marido, ama a sus hijos y no abandonar√° nunca a una familia s√≥lidamente constituida ni a los hijos, que adora, para con los cuales ning√ļn sacrificio es demasiado grande.

Da a su esposa plena autonom√≠a porque est√° demasiado ocupado abri√©ndose camino en la vida. Siempre cuida m√°s su persona que la elegancia en el vestir; la limpieza para √©l es una necesidad aguda, casi morbosa. Le gusta la vida en sus distintas manifestaciones, desde el amor hasta las diversiones y el trabajo. Los aspectos negativos le causan, sin embargo, un car√°cter irascible; exagerado en el hablar y con tendencia a las provocaciones debido a las actitudes dominantes que a menudo asume. Adem√°s, con frecuencia, es vanidoso, soberbio y arrogante hasta el m√°ximo, llegando a mostrarse brutal. Ya que act√ļa como un le√≥n, le gusta que le adulen, y la estima que tiene de s√≠ mismo hace que en ocasiones llegue a comportarse desp√≥ticamente. No tolera la traici√≥n de la persona amada, pero su reacci√≥n no es casi nunca violenta como en el Escorpi√≥n, sino que pasa por alto el da√Īo sufrido y busca afecto y comprensi√≥n en el exterior cerca de quien pueda d√°rselo, sea una mujer o un amigo. Sabe c√≥mo conquistar a una mujer, aunque a la m√≠nima contrariedad la abandone sin contemplaciones. Si la vida afectiva no le da lo que pide y sigue, por otra parte, enamorado de la mujer amada, sublima su ardor en el campo laboral, el cual se convertir√° en su leitmotiv. Si no es el tipo superior de Leo, puede adquirir comportamientos desp√≥ticos. Ama todo lo bello y todo lo que incita a la admiraci√≥n y la envidia. Tambi√©n art√≠sticamente es un signo v√°lido, como lo demuestran artistas como F. Petrarca, pintores como Rubens y m√ļsicos como Listz, nacidos en este signo; pero en el campo en que sobre todo destaca es en la pol√≠tica, la econom√≠a, las ciencias exactas y todos aquellos en el que el Leo pueda destacar superando a los dem√°s.

En las relaciones de pareja, es el signo que m√°s dif√≠cilmente puede encontrar la mujer adecuada. Con la mujer Aries el matrimonio ser√≠a un fracaso por la falta de inteligencia que esta demuestra frente a un Leo. Con la mujer Tauro puede existir, por el contrario, una uni√≥n pasi√≥n y er√≥tica, y en caso de dos signos intelectual y espiritualmente elevados, tambi√©n una complementaci√≥n intelectual. Con la mujer G√©minis se entablar√≠a una rivalidad que minar√≠a la relaci√≥n. Con la mujer C√°ncer, aun siendo una uni√≥n basada en la mala fe, tiene grandes probabilidades de duraci√≥n. Con la mujer Leo ser√° una batalladora y venturosa. Con la mujer Virgo, el matrimonio ser√° perfecto √ļnicamente en el aspecto pr√°ctico y no en el afectivo, por el excesivo distanciamiento de esta mujer respecto a las cuestiones sentimentales. Con la Libra la uni√≥n ser√° siempre una inc√≥gnita por el ego√≠smo intr√≠nseco de ambos signos.

Con la mujer Escorpi√≥n se entablar√° un romance pasional y dram√°tico. Con la mujer Sagitario la uni√≥n puede inclinarse a una afectuosa amistad, con una comprensi√≥n puramente intelectual. Con la Capricornio la uni√≥n ser√° triste, ya que una mujer as√≠, tan fr√≠a y racional, no corresponder√° sexualmente al hombre. Con la mujer Acuario se verificar√°n tres fases: atracci√≥n intelectual y f√≠sica, desilusi√≥n inmediata por los caprichos de una mujer as√≠ y abandono por parte del Leo de una mujer tan complicada. Finalmente, es completamente desaconsejable la uni√≥n entre el Leo y la mujer Piscis, por los graves da√Īos morales y materiales que una mujer tan sensible sufrir√≠a por parte del impetuoso Leo.

Signo Leo