Leo con Géminis

Cada uno admira en el otro lo que le falta. Leo, siempre centrado en sí mismo, admira la capacidad geminiana para saltar de un proyecto a otro y su inteligencia ágil para adaptarse a las nuevas situaciones. Géminis, por su parte, se deja deslumhrar por la lealtad y la pasión de Leo.

Dado que les encanta conversar durante horas y disfrutar de la compa√Ī√≠a de los dem√°s, es muy probable que el amor entre ellos comience con una amistad sincera.

La inestabilidad afectiva de Géminis y su permanente actitud de conquista pueden encolerizar a Leo para quien la fidelidad es un valor supremo.

Y si esto sucede, el León dejará escuchar sus temibles rugidos, aunque esta demostración de poder no le servirá para lograr lo que quiere de su pareja.

Para que la relación pueda seguir adelante, será necesario que Leo sepa mantener las mismas reglas y la misma distancia hacia la pareja que supo establecer en la amistad.

Géminis flirteará con quien se cruce en su camino, pero siempre terminará invocando el perdón del León, ya que sus impulsos de conquista no obedecen a la falta de amor por su pareja leonina, sino a su propia inseguridad personal.

Si el León logra comprenderlo, la pareja perdurará. De lo contrario, la unión estará destinada al fracaso