Leo con Leo

El fuego de dos Leo juntos puede provocar un verdadero incendio. La cama será lo primero en arder, pero si ninguno de los dos puede controlar sus desmedidas ansias de poder, serán ellos mismos los que se consuman en el fuego de su propia pasión.

Como nadie mejor que un leonino puede comprender la necesidad de halagos de otro leonino, en esta pareja no faltarán los elogios y las exaltaciones mutuas, pero ninguno estará dispuesto a cederle el papel de protagonista al otro, razón por la cual los conflictos no tardarán en surgir.

La peleas, por supuesto, no ser├ín “civilizadas”, sino todo lo contrario.

Cada vez que entren en combate, volarán por el aire todo tipo de objetos contundentes y tampoco faltarán las palabras de grueso calibre.

Para que la pareja funcione, ambos tendrán que hacer un gran esfuerzo y someter parte de sus ansias de poder y dominación. Si uno de los Leones tiene un temperamento un poco más suave que el otro, es probable que puedan llegar a algún tipo de acuerdo.

Y si esto sucede, la relaci├│n puede resultar una maravilla, porque los dos tiene muchas cosas buenas para compartir.

El único impedimento que encontrarán para hacerlo está en ellos mismos, en la naturaleza demasiado efusiva de sus respectivos caracteres.