Leo con Tauro

Mientras Tauro se queda en casa, Leo sale a hacer correr√≠as para sacudirse de encima el h√°bito dom√©stico que pretende imponerle su compa√Īero y ante el que no tiene ninguna intenci√≥n de doblegarse.

A la larga, esta diferencias puede crear conflictos muy profundos en la pareja.

Intimamente unidos por una sensualidad compartida, Leo y Tauro tienen también algunas diferencias que los separan.

El espíritu leonino de aventura choca una y otra vez contra el sedentarismo tauria-no y contra su natural tendencia a la quietud.

De esta unión, por lo tanto, no estarán ausentes las lágrimas, pero tampoco las alegrías.

Los fogosos encuentros sexuales compensarán algunas desavenencias en otros campos y constituirán una forma de comunicación fundamental entre estos dos signos, caracterizados por la vitalidad y la fuerza.

Su férreas voluntades respectivas y sus corazones bien templados terminarán por ser un lazo de unión indestructible.