Los niƱos Leo

Los niƱos Leo tienen que ser vigilados y educados con inteligencia y amor, puesto que poseen un acentuado sentido de la justicia.

Emotivos e impetuosos no soportan la soledad sino que desean constantemente la atenciĆ³n de alguien. Con la mayor naturalidad llegan a imponerse, a mandar a sus compaƱeros de juego; y en especial saben captar protagonismo, con todos los medios a su alcance, convirtiĆ©ndose en el centro de la atenciĆ³n. Dado el fuerte orgullo de su naturaleza es aconsejable no reƱirles delante de otras personas ni intentar dominarles.

Tampoco se exagere en castigos y reprimendas, pues debido a su sensibilidad se les puede daƱar fĆ”cilmente el carĆ”cter provocando enemistades y contrastes con sus padres. Hay que actuar con paciencia y obrar por el lado del corazĆ³n.

Son muy exuberantes y esta exuberancia la manifiestan de dos maneras completamente opuestas, es decir, o en los juegos al aire libre con sus compaƱeros o con una acusada fantasƭa al referir hechos y cosas. La infancia del joven Leo es muy importante para su vida futura, pues un mal desarrollo de esta etapa de la vida puede provocar fuertes traumas psƭquicos que pueden trocar completamente el temperamento imponente y exuberante tƭpico de Leo.

Signo Leo