La tela de las runas

Una vez m√°s, podemos recurrir a T√°cito para obtener una percepci√≥n sobre los m√©todos empleados por los magos r√ļnicos. En el cap√≠tulo 10 de Germania, afirma que, despu√©s de fabricar las piezas de las runas con la madera del √°rbol frutal, las diseminaban al azar sobre una tela blanca.
El blanco es el s√≠mbolo de la verdad y la pureza, y como tal resulta ideal para su uso en la tela r√ļnica. Tambi√©n posee la ventaja de ser neutral visualmente. Eso es lo m√°s importante a tener en cuenta cuando realic√©is la elecci√≥n de vuestra tela. No importa qu√© color elij√°is para ella, debe estar libre de distracciones visuales. No ha de tener estampados ni estar muy adornada, ya que esas cosas pueden distraer la mente y alejar al ojo de las propias runas.
El material para dicha tela lo podéis obtener fácilmente de cualquier tienda. Una buena medida ronda los 45 por 45 centímetros.
Su principal objetivo es mantener las runas limpias y proporcionar un centro para ellas.
Con el fin de cargar vuestras runas ‚ÄĒes decir, marcarlas con vuestras propias vibraciones‚ÄĒ, se recomienda que las teng√°is en contacto con vosotros lo m√°s a menudo que sea posible. Pod√©is llevarlas en el cintur√≥n, en la bolsa o sostenerlas en el regazo mientras veis la televisi√≥n. Intentad colocar la bolsa en la zona del plexo solar. Es el espacio aproximado que hay entre el diafragma y el ombligo. Se sabe que esa zona es un centro de energ√≠a y que en √©l se percibe con fuerza el aura. Tambi√©n pod√©is colocarlas bajo la almohada antes de ir a dormir. Puede que este m√©todo os aporte el beneficio a√Īadido de tener sue√Īos significativos, a menudo sobre temas r√ļnicos.
Las runas no tienen que estar en contacto con vosotros en todo momento, desde luego, pero la cuesti√≥n es que hay que realizar un esfuerzo para sintonizarlas con vuestra propia ¬ęfrecuencia de onda¬Ľ antes de llevar a cabo un esfuerzo serio de adivinaci√≥n.

Runas