El hombre sagitario representativo

hombres sagitario

Steven Spielberg es del signo Sagitario.


Su indumentaria es cuidada, aunque el gusto sagitariano por el buen vestir es de los menos exigentes o m√°s conformistas, ya que su sentido de lo pr√°ctico les lleva a buscar primero su libertad de movimientos y luego a satisfacer las necesidades que impone la vida social.

No se les verá preocuparse demasiado por las líneas, los tonos y las armonías de su vestimenta, en tanto esta cumpla dignamente con los mínimos establecidos en el medio en que se desenvuelven. Este es uno de los muchos desacuerdos que tiene con su eterno vecino en el trígono de fuego, Leo, para el cual la apariencia lo es todo y justifica plenamente cualquier sacrificio que se haga en aras del buen vestir.

Es indudable que las ropas saturnianas, las que se ajustan al cuerpo, no fueron imaginadas para el f√≠sico del centauro. Ni para una mentalidad eminentemente pr√°ctica que considera que a√ļn debe explicarse la necesidad o la utilidad de la corbata, por m√°s que el sagitariano la haya adoptado en estricto beneficio de sus relaciones sociales.

En cualquier caso los tonos que más favorecen al sagitariano, hombre o mujer, son los relacionados con el azul, siendo también muy celebradas las combinaciones de este color con la gama del rojo, aunque sin dar a este tono la relevancia que conviene a los nativos del signo de Aries, ni las ricas combinaciones en que lo magnifican los de Géminis.

Los jeans pertenecen al signo de Sagitario

También hay que decir que los jeans o vaqueros fueron puestos de moda por espíritus sagitarianos. Se trata de una prenda hecha para el movimiento, para el desplazamiento campestre.

Una prenda todo terreno que, adem√°s, es necesariamente de un tono azul que confirma su sagitariedad y que ha sido elevada, por obra de mentalidades y conceptos cent√°uricos, al rango de atav√≠o de gala, ascendido a la dignidad de combinable con el esmoquin, lo que ‚ÄĒgran sentido del humor incluido‚ÄĒ hubiera resultado imposible si no existiera el esp√≠ritu desenfadado e innovador de Sagitario y de Acuario; pero la esencia de este atuendo es sagitariana, pues no se trata de una excentricidad acuariana, como se crey√≥ inicialmente, sino de una manifestaci√≥n de la naturaleza del centauro, que deja su parte inferior para trotar √°gil y libremente, en tanto que la superior la consagra a los brillos sociales del gran caballero. Todo en uno. Y por chocante que haya parecido al principio, hoy se reconoce que, despu√©s de todo, la imagen centauro es m√°s que pr√°ctica y ofrece m√°s que comodidad.

Cómo tratar con los nativos de Sagitario

El hombre Sagitario atrae a primera vista por su aspecto cordial y por su conversaci√≥n inteligente y agradable, llena de frases agudas. Es posible que a los m√°s sociables ‚ÄĒcomo por caprichosa polaridad‚ÄĒ les falte disposici√≥n habitual a la generosidad y pocas veces ayuden a sus amigos o a sus subordinados de una forma concreta para solventar sus apuros, pero sostienen con palabras, promesas y buen humor todo lo que no llegan a dar.

Dicho en otras palabras, es de los pocos que saben decir no, haciendo que parezca que dicen sí. Algo es algo.

Sociabilidad sagitariana

Ya hemos dicho que es altamente sociable, con gran dominio de las circunstancias que se le planteen en reuniones de cualquier tipo, pudiendo proyectar alternadamente y en la misma ocasión una naturaleza grave y una vena repleta de gracia, o hacer uso de la inevitable flecha en ocasiones envenenada e irónica y en otras empapada de humor, como antídoto contra el resentimiento o la aspereza.

Es incuestionable que en las reuniones Sagitario se halla en su elemento… en uno de sus elementos.