En el terreno desigual de Sagitario

El √°mbito natural de Sagitario es el de los bosques, los valles y las colinas con abundancia de √°rboles y cuevas, pe√Īas y ca√Īadas; precisamente los parajes donde viven el ciervo y el jabal√≠, que se le relacionan tan √≠ntimamente en el esp√≠ritu astral, as√≠ como el cerdo, manifestaci√≥n dom√©stica del jabal√≠, que en la sagitariana Espa√Īa cobrar√≠a la m√°xima importancia.

Evidentemente, a este signo le correspond√≠a un animal de pezu√Īa, como indicaban las m√°s antiguas orientaciones, aunque no ubicaban con claridad a la novena casa en el mundo, sino exclusivamente en la inmensidad c√≥smica con la funci√≥n de distribuidora interplanetaria del m√°ximo don.

No obstante, como toda casa zodiacal, ten√≠a adem√°s de su realidad universal, una expresi√≥n terrestre y microc√≥smica que se correspond√≠a con la absoluta, en acatamiento del principio herm√©tico de que cuanto se halla arriba se halla abajo. Y los sabios primitivos hab√≠an se√Īalado que las pezu√Īas le hab√≠an sido dadas para galopar sobre caminos de rocas flam√≠geras, con las que sin duda estaba relacionada su misi√≥n esencial.

De este modo se recurrió a las tradiciones que insistían en la verdadera existencia de hombres que de cintura para abajo tenían cuerpo de caballo. Pero se les siguió llamando centauros (así pasaría al griego centein, cazador, y tauro, toro), porque no se conseguía renunciar a muchas de las afinidades que los sacerdotes-magos seguían encontrando con la gran fiera astada, a la que creían que acabarían por recurrir nuevamente; tal era la unión de las naturalezas antagónicas de monstruo y fiera.

Signo Sagitario