Influencia org√°nica del signo

Sagitario se concentra en el √°rea de los muslos y las caderas, el sacro, el c√≥ccix, los m√ļsculos aferentes y el hueso il√≠aco.
Asimismo, abarca las vías respiratorias y el sistema nervioso en asociación con Géminis, aunque con menor énfasis, sobre todo en el orden nervioso.
En asociación con Libra impone su influjo sobre los sistemas vasomotor y arterial.
Patológicamente, una mala aspectación podrá dar lugar con mayor probabilidad a: desórdenes hepáticos; ataques de reumatismo; ciática; enfermedades pulmonares, como la tuberculosis; enfermedades nerviosas; trastornos del sistema vasomotor y arterial.

El mayor de los órganos depende del mayor de los planetas

Uno de los √≥rganos del Sagitario que parecen m√°s susceptibles es el h√≠gado, regido por J√ļpiter, as√≠ como tambi√©n la sangre y, por supuesto, la calidad de su circulaci√≥n, que en los muslos ‚ÄĒpunto anat√≥mico sagitariano por excelencia‚ÄĒ toma singular importancia, significando aqu√≠ la arteria femoral un punto designado en lo esot√©rico como clave dentro de la tambi√©n esot√©rica relaci√≥n del centauro en sus juegos terribles contra el toro. En cuanto al h√≠gado, independientemente de que tambi√©n constitu√≠a un √°rea de particular peligro ante el ataque frontal del toro mal burlado, hay que destacar que dentro de la vida ordinaria actual f√°cilmente puede fallar cuando el centauro lo obliga a soportar excesos en la comida y en la bebida, as√≠ como las tensiones que su lucha por descollar en los negocios o en su medio profesional le impone, en la medida en que deje de tomarlo como parte del juego de la vida. Debe recordarse que Sagitario es el signo del juego y que le corresponde pagar un alto precio cada vez que se deja dominar por la debilidad de tomar algo demasiado en serio. El Sagitario depende mucho de su h√≠gado, ser√° f√°cil comprender que abunden entre los sagitarianos las afecciones hep√°ticas.

Mala circulación y varices

Del mal funcionamiento del h√≠gado se desprenden, como ramas retorcidas, muchos otros problemas de salud, particularmente los que van a las piernas para frenarlo, como son las deficiencias en la circulaci√≥n sangu√≠nea y las varices. A√Ī√°dase el problema de la obesidad que con tanta facilidad ataca a los nativos de Sagitario en la fase madura de su existencia, por influjo de J√ļpiter, aunque tampoco escasean los tocados en lo f√≠sico por Urano, que mantienen su esbeltez casi de por vida, a excepci√≥n de cierto abultamiento ventral que les viene con el patriarcado y al que algunos denominan ¬ęcurva de la felicidad¬Ľ.
Siguiendo con su hígado y para sintetizar, considérese el hecho de que es muy propenso a las obstrucciones, lo cual determina muy diversas enfermedades, algunas de carácter crónico.
Ya hemos dicho que el otro punto débil/fuerte de Sagitario son los muslos, área en que hoy están expuestos los centauros no sólo a sufrir lesiones, como resultado de sus actividades deportivas o de cualquier índole, sino a pagar tributo en esa área por exceso de actividad o falta de ella, en forma de calambres, reumatismo y desórdenes musculares diversos. Y para entender mejor la naturaleza de un área débil/fuerte, piénsese en las poderosas manos de un gran virtuoso del piano que, por cuanto significan para él y por su elevado grado de especialización, corren un grave peligro en actividades que para el resto de la gente no ofrecen mayor riesgo.
Recomendaciones en lo mínimo y en lo máximo
En cuanto al hígado, debe recomendársele al nativo de Sagitario que, de manera muy particular, procure mantener el equilibrio en la mesa, siguiendo tan fielmente como le sea posible las siguientes recomendaciones:
‚ÄĒ m√≠nimo consumo de irritantes o estimulantes, como el tabaco, el caf√©, el licor y la sobrecarga de especias;
‚ÄĒ m√≠nimo consumo de carnes rojas y particularmente de visceras, como ya subrayamos en otros puntos de esta obra;
‚ÄĒ m√°ximo consumo de vegetales y cereales.
Tambi√©n influye J√ļpiter sobre el funcionamiento de los pulmones, la sangre, las arterias, el p√°ncreas, las costillas, los cart√≠lagos, el tejido graso, los procesos metab√≥licos y los trastornos derivados de excesos en la alimentaci√≥n o en sus residuos, as√≠ como las hiperfunciones y las hipertrofias de todo tipo.