La influencia de la Luna sobre Sagitario

La Luna da una vuelta alrededor de la Tierra cada 29 d√≠as y medio. Se halla situada a 384.000 kil√≥metros de la Tierra. Tiene su domicilio en C√°ncer, signo de la fecundidad, y su exaltaci√≥n en Tauro. Es la diosa griega Selene, doncella cazadora, hermana de Helios, el Sol. Es el astro de la feminidad. Representa a la madre, a la esposa, al amor anhelado. Pero tambi√©n domina el enorme oc√©ano del inconsciente, aunque no alcanza sus profundidades; estas permanecen siempre en tinieblas, apenas rasgadas ocasionalmente por un rayo. Es el ensue√Īo e infunde aliento a la poes√≠a y, en general, a la contemplaci√≥n y a la fantas√≠a… o a la locura.
Representa en lo general al pueblo y entra√Īa el concepto de patria como hogar colectivo. Induce al cuidado y observaci√≥n de las tradiciones. Entre tantos fen√≥menos que causa y promueve est√° el don de tratar con el p√ļblico, pudiendo este ser indistintamente aplicado en el terreno del servido p√ļblico o en el desarrollo de facultades teatrales. Influye sobre la condici√≥n f√≠sica y ps√≠quica de la mujer, pues no s√≥lo determina el funcionamiento de sus √≥rganos distintivos, sino que moldea su car√°cter en alto grado y le confiere a su idiosincrasia la cualidad h√ļmeda que le es caracter√≠stica, en oposici√≥n con la caracter√≠stica masculina de sequedad. De hecho tiene particular dominio sobre las aguas, siendo por ello madrina de los pescadores.
Asimismo, est√° en inseparable relaci√≥n con la mente, determina la imaginaci√≥n e induce la sensibilidad creadora. Induce los cambios de √°nimo y sentimiento e influye sobre cuanto recubre, protege y desarrolla la personalidad, contribuyendo a la formaci√≥n del car√°cter Es preciso reconocer que su influencia es mucho m√°s rica de lo que pudiera se√Īalarse en unas cuantas l√≠neas y que incluso trasciende el √°mbito que mejor propicia, el de la fantas√≠a, llegando a actuar en este aspecto como falaz propiciador de la locura y los arrebatos homicidas entre otros mil horrores de los que pueden dar amplio testimonio los practicantes de la hechicer√≠a.
De hecho, la Luna se encuentra detr√°s de la mayor√≠a de las creaciones humanas, as√≠ como de su disposici√≥n a formar hogares, pueblos y pa√≠ses. Posee adem√°s un gran poder sobre la Tierra, caus√°ndole m√ļltiples y constantes perturbaciones que alcanzan hasta lo m√°s profundo de los seres humanos y determinando con mucho su car√°cter e incluso su destino. Se encuentra en la naturaleza f√≠sica relacionada m√°s directamente con el esp√≠ritu, seg√ļn las ense√Īanzas de los antiguos iniciados. As√≠, gobierna todos los l√≠quidos del cuerpo, determina la armon√≠a entre los componentes de la sangre y hace que el flujo de esta suba o descienda. Prueba de esto es la adoraci√≥n y el ascendente religioso que ha tenido entre todos los pueblos de la Tierra, as√≠ como el aprovechamiento que de su poder han hecho magos y brujas de todos los tiempos para la pr√°ctica de sus artes. Todo esto, por supuesto, ante el escepticismo acad√©mico. Sin embargo, en √≠a actualidad los cient√≠ficos han empezado a cambiar de parecer ante las evidencias aportadas por laboratorios y por los propios pacientes respecto a este cuerpo celeste.

Vivimos dentro de un tejido inmenso de fuerzas

En efecto, la Luna, bajo cuyo influjo se sabe desde hace m√°s de un mill√≥n de a√Īos que se magnifica todo lo relacionado con los instintos ocultos o reprimidos en el ser humano, as√≠ como algunas de sus facultades parapsicol√≥gicas, ha demostrado poseer un rango de influencia muy elevado sobre la humanidad basado en la potencia de su aura en combinaci√≥n con los factores f√≠sicos del intercambio de atracciones que mantiene con la Tierra.
As√≠, contra lo que el mundo entero hubiera pensado, no son precisamente las noches oscuras, sin Luna, las que desatan los instintos criminales iniciando a hombres y mujeres a manifestar el lado m√°s pernicioso de su personalidad y a atreverse, como no lo har√≠an en otro momento, a la ejecuci√≥n de toda clase de delitos, particularmente de los que implican violencia. La realidad, sorprendente, parece indicar lo contrario, siendo precisamente en el plenilunio cuando los hombres se sienten inclinados a mostrar conductas agresivas o de cualquier manera negativas. ¬ęSi existe el placer de matar ‚ÄĒexpres√≥ H. P. Lovecraft‚ÄĒ, en su m√°xima intensidad emitir√° el brillo de la luna llena .¬Ľ

Aportaciones de la Luna a Sagitario

Gran interés por los reinos de la naturaleza: animales y plantas. Gusto por la vida al aire libre y por los momentos de evasión del ambiente habitual. Costumbres muy ligadas a una moral rígida, a unas convicciones muy tradicionales. Dificultades en sus relaciones personales. Muy cerrado a lo suyo.

Despojos de la lanua en Sagitario

Falta de claridad en sus ideas y en sus acciones. Convivencia con problemas por temor a ver mermada su libertad personal. Problemas en la organización y planificación de su vida cotidiana.