Relación entre Sagitario y Acuario

No encontrará el centauro problemas con este hijo de Saturno. Con Capricornio el cuadro se mostraba árido, pero con el segundo saturnino, el trato ya resultaba bastante agradable para el nativo de Sagitario. Acuario considera la libertad, lo mismo que Sagitario, como un elemento vital para que la vida tenga valor. Le encanta igualmente hallarse bien relacionado socialmente. Son excelentes conversadores, pero su fuerte no se halla tanto en el manejo de la palabra como en la capacidad para escuchar.
Sagitario y Acuario experimentan una gran inclinación a la justicia y a la concordia. De hecho, los acuarianos bien aspectados no toleran tratos discriminatorios contra nadie sin ponerse de inmediato del lado de la víctima, con todo lo que esto puede significar en su contra. Acuario es signo de aire, como Géminis y Libra, por lo que se establece que el aire aviva el vuelo y este le da a cambio calor y ligereza. Una reciprocidad basada en la mutua y positiva inspiración, por más que los caóticos remolinos geminianos nunca dejen de inspirar desconfianza al flechador, por cuanto estropean su sentido de la puntería, le roban las saetas y, en síntesis, le dejan desarmado; pero procediendo de Acuario, el tirador puede sentirse en armonía con el viento.

Sagitario y Acuario como amigos

No podría ser que los dos signos más amistosos del Zodíaco resultaran incapaces de hacer amistad entre ellos. Sagitario ve en el nativo de Acuario a una persona muy accesible, cordial, amante de las buenas causas y muy inclinada a mantener toda clase de discusiones, habida cuenta de que en la esgrima verbal puede haber muchos incentivos. También es cierto —y esto se ve pronto— que los acuarianos son muy dados al empecinamiento; incluso en los casos en que llegan a descubrir que no tienen la razón, son incapaces de reconocerlo y utilizan todo su ingenio para evitar darse por vencidos. Por supuesto, esto es así estrictamente en el campo de las relaciones amistosas, en las que pueden surgir discusiones nimias.

Sagitario y Acuario como amantes

Los acuarianos son, asimismo, los otros miembros del Zodíaco que defienden su libertad en todos los órdenes, particularmente en el sentimental. Su amor es de aire, y como tal sufrirá variaciones climáticas que Sagitario siempre podrá tolerar con mayor o menor agrado, pero lo cierto es que, también como aire, será difícil de retener.
Les encantan los aspectos físicos de la relación, así como jugar, bromear y experimentar. Únicamente se les verá retraerse cuando se crean en peligro de ser atados emocionalmente. Y este tipo de actitud es el que más agrada a Sagitario. No cabe duda de que entre estos dos signos se darán muchos placeres, pero ninguno tan intenso como el de sentirse libres.

Sagitario y Acuario como socios

La relación como socios no encuentra obstáculos entre estos dos signos. Lo que sí es difícil es que alguno de los dos actúe con auténtica mentalidad de negocios, ya que no está en sus respectivas naturalezas. Podrán formar un equipo para sumar las posibilidades de sus respectivas capacidades de trabajo, que son enormes, sobre todo en el campo de las ventas o de las profesiones que se desarrollan mejor con el trato social, pero encontrarán mayores dificultades cuando se trate de estructurar una empresa y hacerla funcionar de modo rentable. Y es que ambos son demasiado móviles.

Sagitario y Acuario como matrimonio

Como matrimonio, cuentan con los mejores augurios. De hecho, se les podrá llamar el matrimonio de la libertad y su casa será la casa del optimismo, aunque la naturaleza etérea de ambos no le dé ninguna seguridad contra altibajos a veces sobrecogedores, de los que sólo saldrán indemnes si Júpiter dota a sus hijos de una buena dosis de suerte que les llega justo en el momento que más la necesitan.

Volver a Sagitario