Relación entre Sagitario y Géminis

Debe partir de la base que G√©minis es el signo opuesto al de Sagitario en el c√≠rculo zodiacal, lo cual tiene implicaciones m√°s que importantes, empezando por el hecho de que el otro protectorado de G√©minis tiene los mismos dones que el del centauro, s√≥lo que los despliega y aplica de diferente modo. Y hay que empezar diciendo que al sagitariano este estilo le parece, por lo menos, desconcertante y molesto. La rapidez de pensamiento y palabra de los geminianos, es algo que atrae el gran caudal de desconfianza del sagitariano. Especialmente porque para todo parecen tener un recurso insospechado o un truco escondido o improvisado. Desesperan a Sagitario por ser absolutamente imprevisibles. Pero los geminianos no tienen la menor relaci√≥n consciente con la falta de honradez. ¬ŅPuede ser honrado el viento que corre en remolinos por las afueras del bosque sagitariano? ¬ŅO puede ser deshonesto? P√°rtase de la base de que para ser una u otra cosa hay que ser constante, seguir una l√≠nea fija en alg√ļn aspecto de la vida. Y esto pudiera ser as√≠ hoy y ma√Īana, pero ning√ļn geminiano puede garantizar nada m√°s. Y el centauro no puede galopar as√≠ ni un minuto, se le enredar√≠an las patas y acabar√≠a flech√°ndose la grupa. Pero es imposible hacerlo cambiar En lo esencial, los geminianos emplean sus dotes mentales para complacerse a s√≠ mismos, ocup√°ndose de los dem√°s s√≥lo en raz√≥n de la satisfacci√≥n que esto les produzca en el momento, pero incapaces de sembrar nada que requiere constancia y paciencia para cosechar, a diferencia del arquero, que emplea su potencia en ayudar a cuantos puede. Esto no significa que los geminianos no sean generosos; pocos habitantes del Zod√≠aco gustan tanto del placer de dar, pero no pueden ofrecer lo que ni siquiera a s√≠ mismos pueden prometerse: la acci√≥n futura.
Sagitario ve que el geminiano le supera en rapidez y destreza en el manejo de las ideas y de las palabras, pese a lo cual no parece llegar a ning√ļn lado, porque simplemente toca la meta y se lanza a explorar otras posibilidades, probando apenas lo que el camino ya recorrido puede ofrecerle, o da la vuelta a mitad del camino dando mil razones, a cu√°l m√°s brillante y convincente, pero siempre falsas de alguna manera. Por otra parte, G√©minis ama todo lo relacionado con la cultura, lo mismo que Sagitario, pero no profundiza. Se conforma con lo necesario para dar durante unos minutos una apariencia doctoral, pero en realidad suele permanecer en la superficie del conocimiento. Y al centauro le desanima profundamente contemplar semejante desperdicio de talento en alguien que tiene su afecto.

Sagitario y Géminis como amigos

Por supuesto, existen otras razones muy v√°lidas para unir a dos personas, adem√°s de la mentalidad semejante o compatible. Y la mayor de tales razones es la capacidad para dar, recibir y cultivar el sentimiento de la amistad, campo en el que Sagitario y G√©minis se encontrar√°n a sus anchas, ya que podr√°n hacer un interminable intercambio de ideas para hacer la vida algo m√°s inspiradora, luminosa, emocionante y esperanzadora. Compartir√°n con deleite sus aficiones a lo novedoso y ‚ÄĒtambi√©n hay que decirlo‚ÄĒ al cotilleo. Es posible que al final la balanza muestre que G√©minis ha conseguido llevarse la mejor parte de la relaci√≥n en m√°s de un sentido, pero casi siempre valdr√° la pena, porque en s√≠ misma la relaci√≥n producir√° muchas cosas buenas para ambos.

Sagitario y Géminis como amantes

El centauro comprobar√° que no debe seguir acus√°ndose de inconstante o poco profundo en el rengl√≥n sentimental, pues hay alguien que le supera en la inconstancia del coraz√≥n. Pero, claro, en esto tambi√©n hay considerables imprecisiones. Los geminianos se casar√≠an con cualquiera a la media hora de haberlo conocido, pero, tambi√©n es un hecho que antes de completarse la hora ya estar√≠an pugnando por el divorcio. Los Estados Unidos de Am√©rica, pa√≠s geminiano, es un ejemplo de esta tendencia y es el √ļnico que ha debido enfrentarse a esta peculiaridad, adaptando sus leyes para hacer posibles los matrimonios y los divorcios r√°pidos. Por tanto, no puede decirse que los G√©minis compartan con los Sagitario el gusto por mantener su libertad hasta haber obtenido de la vida todo lo que puede ofrecerse a un centauro soltero, pues ellos prefieren obtener del minuto toda la intensidad que sus sesenta segundos puedan comprimir. Por otra parte, tiene considerablemente menos exigencias sexuales que el centauro, por lo que desea que la relaci√≥n incluya m√°s alicientes. Y por alicientes vitales entiende lo mismo que Sagitario, s√≥lo que este, no importa si es hombre o mujer, preferir√≠a a veces permanecer algo m√°s en el sensual y rom√°ntico encierro de una c√°lida habitaci√≥n, en tanto que G√©minis ir√° mostr√°ndose gradualmente m√°s devorador de atenci√≥n, hasta llegar al intento de absorber en su totalidad la atenci√≥n de Sagitario, lo cual es algo que este no puede tolerar sin crispaciones. En s√≠ntesis, ¬°cuidado!, que pocos amantes habr√° m√°s tormentosos, √°ridos, √°cidos e insufribles que los geminianos cuando les domina negativamente la pasi√≥n. De hecho se les ver√° pasar, relampagueantemente, del dulzor m√°s empalagoso a la cascada m√°s ruidosa de l√°grimas, insultos y reproches.

Sagitario y Géminis como socios

Será preciso que, antes que nada, se aseguren de que el negocio a emprender es compatible con las personalidades de Sagitario y Géminis. Por lo demás, nada se opone a un buen augurio.
Pero p√°rtase de la base de que no podr√°n contar el uno con el otro para atender al trabajo rutinario, por lo que deber√°n emplear a alguien de personalidad estable para que se haga cargo de los detalles cotidianos. Por otra parte, deber√°n prestar mucha atenci√≥n a sus respectivas formas de reaccionar habitualmente, porque ninguno de los dos suele mostrarse atemperado cuando las cosas no salen de manera ideal. En tales circunstancias, el socio geminiano suele mostrarse inclinado al empleo de parches y m√ļltiples recursos de car√°cter provisional, en tanto que el de Sagitario querr√° hacer reparaciones inmediatas y de car√°cter permanente. Estas diferencias, mal expresadas, podr√≠an dar al traste con su sociedad. Les ayudar√° mucho establecer desde el principio cu√°l de los dos se har√° cargo del mando en caso de emergencia.

Sagitario y Géminis como matrimonio

Cuando han llegado al matrimonio, Sagitario y G√©minis se revelan como pareja ideal. Se complementan de la manera m√°s impensada. G√©minis se hace cargo de los impulsos sagitarianos a la aventura, a la exploraci√≥n, al viaje y a cuanto signifique movimiento ‚ÄĒen lo que supera a Sagitario‚ÄĒ y este se ve entonces en posibilidades de concentrarse en la materializaci√≥n de sus imponentes facultades para la realizaci√≥n comercial. Esto hace realidad lo correspondiente al arco del flechador: casa, familia, fortuna, patriarcado (o matriarcado) y seguridad. Y tambi√©n concreta lo relativo a la flecha: viajes, oportunidad de unir cabos de cuerdas muy distantes entre s√≠, aventura, flujo de novedades y mucho m√°s relativo al viento que, en todo caso, es el que da paso, equilibra y hace llegar al fin proyectado a la saeta.

Volver a Sagitario