Sexualidad de Sagitario

El esp√≠ritu competitivo de Sagitario se pone de manifiesto tambi√©n en el sexo, por eso, por lo general, se inclina por las conquistas “dif√≠ciles” a las que otros no pudieron acceder. Una de las motivaciones que pesan a la hora de llevar a sus parejas a la cama, es la envidia que pueda generar en los dem√°s.

Una vez allí, se entrega a los juegos previos sin extenderse demasiado en ellos, porque lo que más le interesa de un encuentro íntimo es el acto sexual en sí mismo. Por esta razón, los practica con eficacia, pero sin demasiados preciosismos.

Para hacer el amor elegir√° siempre lugares no convencionales. La playa, el parque, el coche, una calle poco transitada le resultar√°n m√°s tentadores que el dormitorio, pero si tiene que hacerlo all√≠, un espejo en el que pueda contemplarse contribuir√° a incrementar su excitaci√≥n. Como sus deseos son cambiantes, es dif√≠cil saber lo que quiere en materia de sexo, pero su compa√Īero puede estar seguro de que Sagitario siempre explicitar√° lo que desea en el momento de llevarlo a cabo.

Las palabras fuertes constituyen para √©l un condimento insustituible de la relaci√≥n sexual y si su compa√Īero participa activamente en este juego, Sagitario se sentir√° muy gratificado, ya que gran parte de la satisfacci√≥n que obtiene en la cama es de orden mental.

Para el Sagitario, el sexo es un deporte, por eso puede practicarlo varias veces al día y es capaz de tener muchos amantes sin sentirse demasiado comprometido con ninguno. Toma las cuestiones de índole amorosa con poca solemnidad, porque hacer el amor es para él algo tan natural como tomar un vaso de agua y cualquier actividad enérgica puede predisponerlo a una relación sexual.

La acci√≥n es para √©l una suerte de afrodis√≠aco. Una larga cabalgata, una carrera, un d√≠a de campo cortando le√Īa son est√≠mulos capaces de encender su deseo y de llevarlo a los brazos de su amante de turno.