Tauro con Leo

Las peleas entre Tauro y Leo estar├ín a la orden del d├şa.

Al Le├│n, el rey de la selva, le gusta hacer cumplir su voluntad, pero el Toro no esta dispuesto a dejarse gobernar desp├│ticamente.

La ├║nica soluci├│n al conflicto es que Tauro acepte la naturaleza exhibicionista del Leo y le permita ejercer su reinado sin oposici├│n o que, por lo menos, le haga creer que no la tiene.

La vida en pareja resulta excesivamente mon├│tona para el rey, acostumbrado a salir de cacer├şa y a protagonizar m├║ltiples aventuras.

Por eso, Tauro deberá alternar sabiamente la tranquilidad de la vida en pareja con las turbulencias del sexo, si pretende que el León no se aburra.

La naturaleza leonina, independiente y salvaje, puede llegar a domesticarse si el Toro sabe c├│mo hacerlo. Para ambos los placeres f├şsicos del amor constituyen un puente de comunicaci├│n que no deben desaprovechar.