Qu√© significa so√Īar con una Divinidad

La presencia de este s√≠mbolo en los sue√Īos puede significar un deseo de evasi√≥n de la realidad terrenal. Tambi√©n sugiere una necesidad interior de protecci√≥n, el retorno al Padre, que se manifiesta cuando no se ha alcanzado todav√≠a el estado adulto. Dios simboliza, obviamente, tambi√©n a aquel que da la vida y la quita.
La interpretaci√≥n popular ve con buenos ojos la presencia de la divinidad en los sue√Īos, especialmente cuando se muestra en toda su majestad. Todav√≠a es mejor presagio si Dios habla y bendice al so√Īador: si le tiende sus brazos es una promesa de gran prosperidad.
Ver a Dios en un lugar concreto es se√Īal de buen augurio para los asuntos que all√≠ se tratan. So√Īar con rezarle quiere decir que podr√° consolar sus propias penas, pero si el Dios on√≠rico aparece enfadado o, m√°s a√ļn, impone un castigo al so√Īador, este deber√° esperar algunas desgracias. En caso de que fuera una divinidad pagana la que aparece en los sue√Īos, eso significar√≠a que ser√° bueno abandonar el camino inadecuado por el que se transita.
Entre los int√©rpretes de la Antig√ľedad, Artemidoro hace remontar el significado del sue√Īo al talante de las divinidades: dioses amables y sonrientes anuncian nuevas riquezas, pero si aparecen amenazantes y col√©ricas hacen presagiar desgracias, tanto en la salud como en los bienes del so√Īador.
Las divinidades simbolizan en general aquellas cualidades y sentimientos que est√°n presentes en el inconsciente del hombre. Cada divinidad tiene un significado especial en la mitolog√≠a griega: Zeus, el J√ļpiter de los romanos, simboliza la cualidad ideal del jefe de la familia (la fuerza, el sentido de la justicia, la inteligencia) y tambi√©n sus aspectos negativos: el despotismo y la maldad. Era, o Juno, mujer de Zeus, representa la cualidad ideal de la madre y, en especial, el amor conyugal.
Afrodita, Venus, simboliza la feminidad en su aspecto amoroso y la sensualidad. Apolo es el hombre ideal, la perfecta s√≠ntesis de las cualidades f√≠sicas y espirituales. Hades, o Plut√≥n, es la representaci√≥n de los contenidos ps√≠quicos reprimidos en el inconsciente. Poseid√≥n, o Neptuno, es el s√≠mbolo de la parte m√°s profunda y negativa del inconsciente que desencadena las pasiones humanas. Atenea, o Minerva, representa el aspecto m√°s elevado de la feminidad: iluminaci√≥n, fecundidad intelectual y sabidur√≠a. Artemisa, o Diana, es el s√≠mbolo de lo femenino sensato, casto y salvaje. Ares, o Marte, es la fuerza brutal, privada del control del esp√≠ritu. Kermes, o Mercurio, es el s√≠mbolo del inconsciente en toda su ambivalencia: mal y bien, enga√Īo y revelaci√≥n divina, tinieblas y luz, muerte y vida.