El hombre Escorpio

Algunos temas constantes de la personalidad del exponente masculino del signo son: bĂșsqueda de lo inusitado, espĂ­ritu rebelde y propenso a contradecir siempre a alguien, naturaleza solitaria, y una libido que tiende a manifestarse con predominio en la esfera sexual-erĂłtica. Corresponde frecuentemente con el tipo descrito por Barbault a propĂłsito de la analogĂ­a existente entre signo y fase anal y el relativo sentido psicoanalĂ­tico. El autor francĂ©s lo describe magistralmente como tipo anal relajado con caracterĂ­sticas, entre otras, de negligencia, fantasĂ­a creadora, anarquĂ­a, predominio de los instintos.

El hombre Escorpio es seguramente un poco de todo esto. Es difĂ­cil que conceda la llave de acceso a su intimidad; es necesario que sean individuos un poco especiales, instintivamente correspondientes de alguna manera con su ser interior. No se fĂ­a de las apariencias ni de las personas que son demasiado distintas que Ă©l; se siente poseedor de una gran intuiciĂłn y una agudeza poco comĂșn y sĂłlo mantiene relaciones equilibradas; no tiene ni tiempo ni paciencia para quien no sabe hablar de forma estimulante e inteligente.

Todo despierta su curiosidad y nunca estĂĄ satisfecho con lo que consigue conocer; cuando tiene que rendirse lo hace con rabia, le gustarĂ­a poder vivir tres vidas en una sola y de esta forma saciar, por lo menos en parte, la avidez de conocer, descubrir y experimentar.
La rabia es mucha porque también son muchas las experiencias imposibles.

El hombre Escorpio pertenece al Agua, negativa, femenina. El empuje agresivo-erĂłtico-sexual es el medio de que dispone el Escorpio macho para reunirse con lo femenino y llegar a su posesiĂłn.

Signo Escorpio