Cómo conquistarlo

No ser√≠a exagerar demasiado si se aconsejara a la mujer interesada en conquistar a un sagitariano que se provea de mochila, c√°mara fotogr√°fica, binoculares, tienda de campa√Īa, cantimplora, linterna, mapas de carretera, horarios de trenes y de vuelos, y luego… ir tras √©l. Lo que ya resulta indiscutible es que con los sagitarianos no es posible que los de otros signos sepan a d√≥nde ir√°n ni lo que har√°n, pues aunque planear constituye uno de los pasatiempos preferidos del centauro, sus conclusiones siempre est√°n sujetas a cambios intempestivos. Recu√©rdese que Mercurio ejerce sobre √©l su influencia de manera muy poderosa y que de hecho es el que lo impulsa a viajar poniendo alas en sus pies, pero tambi√©n en su cabeza, haci√©ndolo sumamente inestable en todo, excepto en lo que considera trascendente, como es el amor definitivo. Ser√≠a un error mostrar (por lo menos al principio) celos o posesividad. Para √©l es muy tranquilizador ver que se le deja mariposear cuanto quiera. El resultado ser√° que tan liberal actitud le parezca primero esplendorosa y luego inquietante, por lo que su inter√©s se acrecentar√°.
Un consejo para estar siempre en armonía con el sagitariano:
Sinceridad, apertura, lealtad, claridad de palabra para decirle lo que se espera de él, porque tiene buena voluntad y si puede no dudará en dar gusto a quien quiere.
Es necesario disfrutar del deporte y practicarlo con capacidad competitiva. Tambi√©n es preciso actuar con desenvoltura y mentalidad emancipada, aut√≥noma. De hecho la mujer ha de poseer el car√°cter suficiente para hacer el papel de amigo y prepararse para escuchar en cualquier momento tanto las frases de amor destinadas a la amada, como las frases crudas con que comentar√≠a sus cosas con un camarada. Por supuesto, se le descubrir√° una y otra vez preparando las cosas de tal manera que no quede m√°s remedio que opinar como √©l y preferir lo que √©l elige. Pero a cambio de que se le permita manipular un poco ahora y algo m√°s despu√©s, habr√° tambi√©n momentos en que compensar√° gustoso los peque√Īos o medianos abusos que se le hayan tolerado y el cr√©dito que se le haya concedido a sus ideas.