Relación entre Sagitario y Sagitario

Perteneciendo a una condición mutable, ambos nativos de Sagitario se encontrarán dispuestos a sopesar los distintos puntos de vista antes de descalificarlos. Comparten la voluntad de lucha, lo que equivale a una doble garantía de progreso o, por lo menos, de estabilidad, ya que ambos saben que los intereses que los unen subsistirán en proporción directa a lo que cada uno aporte de positivo; y ya en sí es una gran fortuna saber que lo que uno llama positivo será considerado igual por el otro. Ambos actuarán como poseedores de la verdad o del conocimiento absoluto. Tirarán simultáneamente de la razón hasta reducirla a jirones, ya que la lucha entre dos centauros conlleva mayor número de posturas extremas. Uno y otros se asombrarán de no poder entenderse bien con otro Sagitario y de que el otro carezca de sentido común (partiendo de la base sagitariana de que tener tal sentido es pensar igual que uno mismo). Quizá lo peor es que ambos comprueban que poseen el mismo poder de persuasión; la misma facilidad de palabra, la misma habilidad para entretejer argumentos, la misma actitud paternal para administrarlos uno a uno, dejándolos caer delicadamente en la mente del otro.

Sagitario y Sagitario como amigos

No hay duda de que congeniarán y formarán un dúo verdaderamente dinámico. No es común ver en el aire a dos flechas que se desplazan juntas hacia la misma diana, pero nada se opone y, por el contrario, todo permite augurar que las dos acertarán en el centro… o casi.

Sagitario y Sagitario como amantes

Ambos cuentan con la ventaja de saber que cuanto hagan estará en armonía con lo que el otro espera. Y esto ya es en sí una gran ventaja, particularmente en lo que respecta al criterio de únicamente reunirse para disfrutar de la vida, sin miras de trascendencia ni obligaciones de ningún tipo para el futuro, dejando alegremente que el destino se haga cargo del timón.

Sagitario y Sagitario como socios

Ambos estarán siempre disputándose las tareas más interesantes y empeñándose en que el otro realice las menos atractivas. Asimismo, dudarán siempre de la capacidad del otro. Y aquel que acepte quedarse en la oficina a enfrentarse con la labores de escritorio, se abstraerá en el trazo de maravillosos calendarios de trabajo, en los que supuestamente se hallará previsto hasta el último detalle de… lo que el otro debe hacer.

Sagitario y Sagitario como matrimonio

Considérese el matrimonio como una empresa y pártase de la base de que no será nada fácil. Todo será arrebatador durante la luna de miel, espléndido durante los primeros seis meses, inspirador durante el primer año. Después, creerán saber por qué se dice que nada es perfecto, ni es lo que parece y, finalmente, ni siquiera es lo que se esperaba que fuese.