Características de Tauro

El signo de Tauro, desde el 21 de Abril al 19 de Mayo, atravesado por el Sol, está bajo el dominio del planeta Venus. Este hace especialmente bellos e inteligentes a los nacidos bajo su signo: sus facciones son armoniosas, delicadas y al mismo tiempo bien definidas, su manera de obrar está llena de fascinación. Los nacidos en este signo son de alma caritativa, de índole conciliadora, inclinados al pacifismo, pero también de voluntad combativa e impulsivos. Serán muchos los encuentros amorosos durante su vida, aunque Tauro prefiera la seguridad de la fidelidad a la inseguridad de relaciones casuales. De todas formas, si está comprometido, rehuirá siempre otras complicaciones sentimentales y todas las escapadas serán de orden físico.
Tauro se distingue por su enorme fuerza de voluntad, por la paciencia para lograr lo que se ha fijado, por la fuerza y la constancia, y a veces también por la obstinación. Si se da a Tauro una cosa difícil de hacer se puede estar seguro de que lo conseguirá de la mejor manera.
Son bastante diplom√°ticos y si se necesita que su ayuda la dan siempre con buenos modales, en consonancia con el car√°cter de las personas que les rodean.
No se encontrar√° nunca un nacido Tauro que se dedique febrilmente al trabajo, sino que actuar√° de forma paciente, met√≥dica, solucionando los problemas a medida que se le presentan, resistente al cansancio, al cual s√≥lo se rinde sabiendo que el resultado ser√° seg√ļn sus deseos.

Tauro siente un gran respeto y tiene un gran sentido del dinero. En efecto, cada uno de sus actos est√° ligado a la posibilidad de obtenci√≥n de beneficios; sus amistades son influyentes, escoge a las personas que pueden serle √ļtiles, o que lo pueden elevar, tanto desde el punto de vista material como en el espiritual. Su relaci√≥n con personas ricas en fantas√≠a son muy buenas; lo estimulan y transforman en algo din√°mico y efervescente.
Las energías de Tauro se dirigen por lo general hacia un solo objetivo: una vez conseguido, Tauro vuelve a otra cosa, y desmantela lenta pero inexorablemente las dificultades, gracias a su gran paciencia y a su constancia en salir adelante. La paciencia de Tauro le conforma un temperamento bastante calmado, reflexivo, que se irrita difícilmente; pero al igual que todas las personas tranquilas, cuando abusan de su paciencia su ira se transforma peligrosamente. Hay que ir con cuidado para no contrariarlo cuando tiene un día que no es del todo como de costumbre. Tauro está muy ligado a la tierra y, por consiguiente, a todas las cosas sólidas y materiales. Intentará siempre afirmar su posición alcanzando altas metas económicas, buscará tener buenos puestos, seguridad material, comodidad en casa, tranquilidad en la familia.
Su resistencia al trabajo supera todo límite imaginable: Tauro es en efecto capaz de enormes fatigas; si desarrolla un trabajo intelectual es capaz de no moverse de su escritorio durante horas y horas, incluso durante todo el día, puesto que se halla absorto en lo que está realizando.
La tenacidad es uno de sus dones m√°s valiosos. No existen obst√°culos si un Tauro se propone hacer algo, a costa de fatigar a cuantos le rodean, de estimular al m√°ximo a sus subordinados, extra√Ī√°ndose de que no sean resistentes como √©l. Al mismo tiempo, sus acciones no son nunca atrevidas: si se desea escoger un socio es bueno que sea un Tauro porque nunca correr√° riesgos in√ļtiles; sus movimientos econ√≥micos est√°n siempre controlad√≠simos y sus especulaciones, seguras al cien por cien; su desconfianza instintiva le ayuda en esto. Porque no es un ingenuo, piensa siempre que alguien puede enga√Īarle y por tanto es prudent√≠simo y cauto en los negocios.

Se sincera tan sólo con las personas que estima, que son de probada fidelidad, y difícilmente contará secretos a alguien que no considere un verdadero amigo.
Siente la necesidad f√≠sica de ahorrar acumulando dinero: muchos de los nacidos en Tauro han alcanzado posiciones envidiables desde el punto de vista financiero, pero cuando su posici√≥n es segura, y no tienen que temer por el futuro, los nacidos en Tauro se dedican en cuerpo y alma a asociaciones filantr√≥picas, fundan institutos, dan vida a fundaciones culturales y asistenciales, procurando repartir un poco su fortuna y distribuirla a quien verdaderamente la necesita. A la vez pretender√°n siempre llevar un control de c√≥mo se gasta su dinero, porque no toleran que se malgaste bajo ning√ļn concepto, y ello es natural si se considera que los nacidos en Tauro han sufrido mucho para lograr su posici√≥n econ√≥mica. Cuando escoge un regalo, el nacido en Tauro buscar√° siempre algo verdaderamente √ļtil, v√°lido, nunca superfluo. La misma l√≠nea seguir√° para la elecci√≥n de sus propios vestidos, pr√°cticos, funcionales, armoniosos pero siempre √ļtiles y s√≥lidos, y en cuanto a la propia casa, bastante cl√°sica, acogedora, c√°lida, con bonitos tonos de colores no estridentes. En situaciones dif√≠ciles, intrincadas, en las vicisitudes, el nacido en Tauro sabe siempre encontrar en s√≠ mismo fuerzas de reserva: es este un don que se encuentra de manera muy acusada en todos los nacidos en este signo; incluso en los per√≠odos muy dif√≠ciles, Tauro conserva la calma y la dignidad, hasta el punto de que no se doblegar√° nunca a pedir limosna, sino que intentar√° un nuevo trabajo que le permita solucionar sus problemas sin perder el decoro.
Su amor por la tierra le hace ser un buen cultivador, un jardinero apasionado y dotado del famoso ¬ępulgar verde¬Ľ; si no tiene la posibilidad de crearse un jard√≠n propio, encontraremos en la casa de los nacidos en Tauro numerosas macetas en la ventana, o por lo menos flores en un jarr√≥n o una planta. Su pasi√≥n por la naturaleza es enorme. La mayor desilusi√≥n que puede tener Tauro es ver tierras sin cultivar o abandonadas, desaprovechadas y no cuidadas con amor. Ello responde tambi√©n a una vocaci√≥n innata.

En efecto, los nacidos en Tauro sienten una acusada tendencia por transformar, mejorar, producir: podrán ser, pues, óptimos arquitectos, estudiosos de urbanística, coordinadores de gran fama y capacidad.
El dibujo, la arquitectura y la escultura le interesan vivamente, así como la política, en la cual son maestros cuando se trata de planificar, transformar, empujar el desarrollo, programar. Son excelentes administradores y el dinero en sus manos se multiplica por la sagacidad de las inversiones; si se arriesgan, procuran controlar al máximo el peligro para tener siempre un cierto margen de seguridad. Muchos banqueros han nacido en el signo de Tauro, y por lo general personajes característicos que pueden encontrarse entre los self-made-men, es decir, entre aquellos que han sabido hacerse ellos mismos.
En la cocina, Tauro es un gourmet. Amante de los placeres de la mesa, escoge comidas fuertes y sanas, vinos con cuerpo, platos genuinos, no se olvida nunca de d√≥nde ha comido a gusto y tendr√° lo que ha gastado apuntado en un cuadernito as√≠ como la forma en que le han servido en los diferentes lugares en que ha estado. Por este gusto innato por los buenos alimentos y por su gran tendencia a ser un √≥ptimo anfitri√≥n, el nacido en Tauro es tambi√©n muy indicado para dirigir hoteles y regentar restaurantes. Sabr√° intercambiar siempre con cada cliente la palabra justa y ser√° un perfecto patr√≥n de casa, tanto en privado como si es precisamente esta su profesi√≥n. Tiene cierta inclinaci√≥n a las artes: ama la m√ļsica, sobre todo la √≥pera y a menudo se dedica a la misma, porque su mismo f√≠sico le ayuda. La caja tor√°cica de los nacidos en Tauro (sobre todo en los hombres) es considerable. Posee buen gusto y sentido innato de la elegancia y del color: triunfa en las actividades de artesan√≠a ligadas al sector de la moda y a veces impone su l√≠nea; sus gustos en cuesti√≥n de vestir son bastante sobrios y prefiere los colores y cortes cl√°sicos.

En las amistades Tauro, aun siendo propenso a ayudar al pr√≥ximo, rehuye de las personas que se lamentan demasiado o que tienen siempre males: se trata de un tipo bastante supersticioso y teme que las desgracias sean ¬ęcontagiosas¬Ľ. Evitar√°, pues, siempre a todos cuantos demuestran ser desgraciados y que no saben sobreponerse con valor y fuerza de voluntad. Pero si un amigo muestra esta valent√≠a, correr√° en seguida en su ayuda generosamente y con decisi√≥n. No soporta en cambio a las personas que se acobardan y no son capaces de reaccionar.
Al volante es un conductor prudente y admirador m√°s del paisaje que de la velocidad: sus viajes, incluso los de traslado, son siempre tranquilos. Por lo general, sigue una tabla de marcha bien precisa, sin someterse a esfuerzos excesivos o in√ļtiles. Los coches que prefiere son los tradicionales, incluso viejos; su pasi√≥n son los viejos autom√≥viles ¬ęestilo ingl√©s¬Ľ. Todos los deportes pesados le van bien: el boxeo, en el que triunfa, el f√ļtbol (es un aficionado enfervorizado), el atletismo, la nataci√≥n; cuando debido a la edad ya no puede practicar estos deportes, se ocupar√° igualmente de ellos sosteniendo a su equipo preferido, incluso econ√≥micamente, si le es posible: muchos directivos de equipos deportivos o financieros han nacido en Tauro.
Es un apasionado de los viajes, que realiza encantado, pero tiene que alejarse de contactos con personas que le propongan trabajos en el extranjero, ya que desconf√≠a de todo cuanto le est√° cerca, pero por temperamento puede ser vulnerable en cuanto a pa√≠ses y situaciones que desconoce. Tiende pues a creer que un determinado tipo de conducta sea debido a las costumbres del pa√≠s extranjero que lo ocupa y por tanto, con el tiempo, puede ser enga√Īado.
Por lo general, los nacidos en Tauro gozan de una vida larga y una vejez serena. Su reserva de energ√≠as es pr√°cticamente inagotable, y con frecuencia los nacidos en este signo buscan una segunda actividad laboral despu√©s de jubilarse, precisamente por su vitalidad y por su deseo de hacerse √ļtiles. El signo de Tauro tiene bien asentados los pies sobre la tierra, sin demasiadas complicaciones. Es el m√°s realista de todos, tenaz y obstinado. Es un signo de inteligencia lenta pero asimiladora, racional, poco inclinada a la aventura, tranquilo, y constante en sus decisiones. Es un signo de tierra fijo, femenino y en el que ha elegido su domicilio Venus, diosa del amor. Signo carnal, pero no excesivamente sensual, sabe, no obstante, amar con gran dulzura, aunque tanto en el amor como en el trabajo sea un formulista. Es el hombre que cuando ama lo hace para toda la eternidad, a condici√≥n de que el objeto de su amor sepa darle la tranquilidad y el afecto que lo caracterizan como signo. En otros tiempos era representado como un toro salvaje y agresivo, como la vaca fecunda y paciente y como el buey trabajador.
La estabilidad de su car√°cter le permite una coherencia a veces inhumana, ya que es el √ļnico signo que sabe sopesar en su justo valor tanto el pro como el contra. Es amante de la naturaleza y el signo al que m√°s le gusta su propia tranquilidad, tanto afectiva como ps√≠quica y moral. Si Saturno influye en √©l de manera decisiva, ser√° un tipo pasivo y lento en sus decisiones, pero perseverante y capaz de llevar a cabo su cometido. Desde ni√Īo se inclina hacia la investigaci√≥n sobre la esencia de las cosas, aunque le falta instinto y espontaneidad. Por lo tanto, a un ni√Īo de este tipo hay que ense√Īarle la forma de superar el ego√≠smo que lo ata a sus cosas. Es el signo que m√°s aprecia la l√≥gica y el razonamiento. El amor, tanto afectivo como material, es de importancia vital para √©l. Tiene una voz agradable y, sobre todo, la gran ventaja y cualidad de saber escuchar.

F√≠sicamente, este signo simboliza la fuerza anat√≥mica; el cuello es el cl√°sico taurino, las cejas amplias y espesas, el rostro cuadrado y los ojos dulces y grandes. No por nada han nacido en este signo, testarudo e inclinado al raciocinio, fil√≥sofos como Karl Marx, Kant, Stuart Mili, artistas fr√≠os y racionalistas como Salvador Dal√≠ y Balzac, y m√ļsicos famosos como Wagner. Para este signo, el trabajo representa una fuente de ganancias, y cualquiera que sea el campo art√≠stico en el que intente afirmarse lo har√° √ļnicamente por sed de dinero. La inteligencia de este tipo, aunque lenta, tiene siempre una finalidad pr√°ctica. Todo lo que aparece ante sus ojos es perfectamente encasillado en su cerebro y no lo olvidar√° jam√°s. Las enfermedades que sufra, dif√≠cilmente ser√°n de r√°pida curaci√≥n. Tiende a la obesidad y sobre todo sufre de c√≥licos renales y enfermedades de garganta. La diabetes es una enfermedad caracter√≠stica de este signo. Siendo de buen comer, sufrir√° trastornos del tubo digestivo y de la digesti√≥n en general. Tambi√©n tiene los o√≠dos y pulmones muy d√©biles. El instinto de propiedad se halla muy arraigado en este signo. El Tauro es un tipo muy influenciable en sus relaciones con los dem√°s y buscar√° siempre entablar amistad con personalidades influyentes. No conoce obst√°culos en las metas que profesionalmente se ha fijado. Tiene un agudo sentido de los negocios, por lo que puede convertirse f√°cilmente en un buen director de empresa, h√°bil, honesto y expeditivo. En el campo del arte y en su juventud, puede ser un √≥ptimo cantante con una bonita voz, pero que f√°cilmente puede perder.
Es el signo m√°s conservador, a pesar de su agudo sentido de la justicia. Junto con Escorpi√≥n es uno de los m√°s celosos, y posesivos; e irrevocable en sus decisiones sentimentales. Por una frase fuera de lugar, este signo puede f√°cilmente romper una amistad o una relaci√≥n afectiva. A√ļn poseyendo una energ√≠a f√≠sica inagotable, a menudo, al igual que el Aries, la agota en su primera juventud, quiz√° porque su f√≠sico netamente masculino gusta mucho a las mujeres y √©l no sabe rechazarlas. No obstante, en √©l el lado afectivo va parejo con el sentimental. Es un espl√©ndido amante que, sin embargo, no pierde, ni siquiera en los momentos de pasi√≥n, el sentido realista de las cosas. Al no arrojarse en el amor con los ojos cerrados, sino sopesando y criticando punto por punto las cualidades y defectos de la mujer amada, sufrir√° con facilidad frecuentes desenga√Īos amorosos. Musicalmente es el signo m√°s fecundo de todos. Strauss, Massenet, Puccini, adem√°s de Wagner, ya se√Īalado, han nacido bajo este signo.

No obstante, no hay que enga√Īarse respecto al Tauro, ya que por ejemplo cuando escoge una profesi√≥n le es fiel hasta el final, siempre, bien entendido, que sea satisfactoria tambi√©n, y sobre todo, a nivel econ√≥mico. En este signo se encuentran los mejores economistas y pol√≠ticos, perseverantes y realistas. Aunque el signo de Tauro no se encuentra dotado de una inteligencia r√°pida e intuitiva, la paciencia con la que sabe construirse su vida afectiva y profesional le procurar√° una vejez serena, sin preocupaciones econ√≥micas y rodeada del afecto de los suyos. A veces, la parsimonia con la que gasta el dinero, puede hacerlo parecer taca√Īo y avariento; en realidad, en √©l es s√≥lo prudencia. Piensa siempre en el ma√Īana y, si no se ve atosigado, intenta dominar y programar el d√≠a siguiente sin descorazonarse por eventuales obst√°culos.
Se trata de individuos equilibrados y no excesivamente comunicativos con los dem√°s, pero que, cuando es necesario, se encuentran dispuestos a ofrecer su ayuda a cualquiera. Es el signo m√°s laborioso y constructivo de todo el Zod√≠aco. En sentido negativo, nos encontraremos frente a un ab√ļlico cumplidor de √≥rdenes, incapaz de decisiones propias, que prefiere agregarse a los dem√°s de forma an√≥nima y conformista.
No obstante, generalmente, el individuo Tauro es una amalgama de factores positivos y negativos que, si los conoce y sabe dirigirlos hacia el buen camino, harán de él tanto un consciente y preparado trabajador, como un perfecto cumplidor de órdenes, que conservará íntegra su personalidad.

Signo Tauro